La credibilidad de los países de la periferia europea en los mercados sigue deteriorándose, lo que se refleja en las primas de riesgo, que en el caso de España está en máximos del año.

El riesgo-país de España, que se mide con la rentabilidad del bono a 10 años y su homólogo alemán, llegó a un máximo anual de 281 puntos base con una rentabilidad de 5.65%, afectado por la incapacidad de la Unión Europea (UE) y el Banco Central Europeo (BCE) para alcanzar un acuerdo sobre el segundo plan de ayuda a la economía griega, el máximo histórico se alcanzó el pasado 30 de noviembre cuando se sitúo en 289 puntos base, en medio de las tensiones sobre los países con balances más débiles de la periferia europea.

Los expertos creen que puede subir a los 290 puntos mientras no se resuelva el problema de Grecia.

No obstante, a pesar del repunte de hoy, la prima de riesgo española se encuentra lejos de otros países periféricos de la Unión Europea.

Grecia, Irlanda y Portugal también se dispararon.

En concreto, el riesgo país de Grecia aumentó hasta los 1,544 puntos base con rendimientos de 18.28%, el de Irlanda a los 900 puntos al ofrecer una tasa de 11.84% y el de Portugal se ubicó en 789 puntos con sus bonos ofreciendo un rendimiento de 10.73 por ciento.

La evolución del riesgo país está altamente relacionado con el empeoramiento de la crisis de Grecia, de acuerdo con analistas.

CDS DE GRECIA, LOS MÁS CAROS DEL MUNDO

Los seguros de impago de deuda (CDS, por su sigla en inglés) mostraron el castigo sufrido hoy por los países periféricos de Europa en los mercados.

Los CDS sobre Grecia subieron a 1,887 puntos base, lo que supone que un inversionista tendría que pagar 1.88 millones de euros anua­les para cubrirse del riesgo de impago de 10 millones de euros en bonos griegos a 10 años, con lo que se posicionan como los más caros del mundo.

Mientras que los de Portugal e Irlanda también se encarecieron hasta 713,980 y 697,610 puntos base, respectivamente.

En el caso de España, estos productos se colocaron en 292,580 puntos.

DÉBIL SUBASTA ESPAÑOLA

Ayer, el Tesoro español colocó 2,839.5 millones de euros en obligaciones a ocho y 15 años, y con un alza en el interés de estas últimas hasta 6.043%, tres décimas por encima de 5.70% de la anterior subasta de esta denominación, el nivel más alto desde el 2000.

La colocación se situó en la banda baja, el objetivo oscilaba entre 2,500 millones y 3,500 millones de euros.

La última vez que el Tesoro subastó­ obligaciones a 15 años fue el pasado 20 de abril, en ese entonces colocó 3,372.45 millones de euros, aunque también tuvo que subir los tipos para situar la emisión en la parte alta del rango.

De acuerdo cifras oficiales, después de esta subasta, el Tesoro Público ha superado 50% de su financiamiento del 2011.

[email protected]