Las emisiones de deuda de alto rendimiento en América Latina tuvieron una fuerte alza en el primer trimestre del año al alcanzar los 7,100 millones de dólares, en el primer trimestre del 2017, siete veces más que en el mismo lapso del año pasado, de acuerdo con un informe de Moody’s.

Los bonos de alto rendimiento (high yield), son activos de renta fija que ofrecen retornos elevados a los inversionistas, aunque éstos tienen calificaciones crediticias inferiores al grado de inversión.

Pese a que el año pasado, los bonos de alto rendimiento tuvieron un repunte importante, las emisiones se concentraron en pocas empresas.

Tan solo Petroleo Brasileiro (Petrobras), representó por sí sola 4,000 millones de dólares o 56% del total de emisiones de deuda de alto rendimiento durante el primer trimestre del 2017.

Después de Petrobras, que fue al mercado de deuda en dos ocasiones, la minera Vale realizó la segunda mayor de deuda de alto rendimiento por 1,000 millones de dólares. La tercera mayor emisión fue de Pampa Energía por 750 millones de dólares.

Mientras las emisiones aumentaron y el promedio de la deuda emitida pasó 8.1 años desde 6.3 años, los cupones promedio de la deuda de alto rendimiento en América Latina cayeron 6.5%, frente a 7.8% registrado en el 2016 debido al mejor perfil crediticio de las empresas que aprovecharon el mercado durante el trimestre , explicó Moody’s.

La calificadora detalló que casi toda la deuda emitida entre enero y marzo de este año fue utilizada para refinanciar deuda existente.

Las emisiones de deuda de alto rendimiento continuarán en un ritmo moderado y selectivo en el 2017. Si bien los precios de las materias primas se han estabilizado, y las incertidumbres políticas de Latinoamérica parecen contenidas por el momento, el crecimiento económico de la región seguirá contenido por un período prolongado , acotó Moody’s.

Posición cautelosa

Ayer la Reserva Federal (Fed) mantuvo sin cambios su tasa de referencia en un rango de 0.75%-1.00 por ciento.

De acuerdo con Fed Watch, herramienta que mide la probabilidad de alza de tasas en Estados Unidos, existe una posibilidad de 67.40% de que la Fed eleve su tasa a entre 100 y 125 puntos base, el próximo 14 de junio.

Observamos que regresan las expectativas de un aumento de la Fed como factor impulsor del mercado de bonos. Esto justifica una posición cautelosa con respecto a la deuda soberana , dijo Richard Turnill, responsable global de Estrategias de Inversión de BlackRock, a través de un análisis.

Prevemos que aumentará la rentabilidad de los bonos del gobierno (y que disminuirán los precios) a medida que las expectativas del mercado vayan encajando en nuestra hipótesis de base que estipula dos aumentos más de la tasa de la Fed para este año , detalló Richard Turnill.

mario.calixto@eleconomista.mx