Los mercados emergentes están buscando activamente un crecimiento más bajo y en este 2014 impactarán duramente sobre las economías desarrolladas, que deben estar preparadas para las consecuencias. Esto será parte de las perspectivas de Saxo Bank que hemos presentado para el primer trimestre del año.

Muchos de estos países tienen déficit por cuenta corriente y la única forma que realmente puede contrarrestar esto es hacer que las importaciones sean más caras, lo que significa una moneda más débil. Y una divisa más débil, significa menos demanda en la economía, algo que va a perjudicar a exportadores como los Estados Unidos y Alemania.

Sin embargo, desde Saxo Bank no creemos que este escenario sea necesariamente algo malo, sino que se trata de una evolución natural para reequilibrar las economías. De todos modos, será un gran desafío en términos de crecimiento y para el potencial de ganancias de los próximos 18 meses.

El mundo, y especialmente Europa, se encamina hacia la deflación. Pero tampoco debería ser algo negativo, no si se es ahorrador, aunque sí será muy perjudicial para todos los que estén endeudados y muy apalancados.

Por lo tanto, no vamos a ver una recuperación real hasta 2015. Hoy en día, la recuperación económica no es más que una ilusión, algo que los políticos quieren ver o hacernos creer, pero realmente no hay síntomas de ello. Aunque los indicadores son importantes, el verdadero dato que nos dice si hay recuperación son las cifras del empleo: conocer que una nueva persona sale de las listas del desempleo, encuentra trabajo, genera consumo y compra una casa…

¿Qué hacemos con nuestras inversiones?

Mientras tanto, al no encontrarnos en una recuperación económica real, deberíamos considerar la reducción de la exposición a la renta variable y, tal vez, tener más peso en bonos europeos y estadounidenses.

Además, el gran juego aquí es el uso de cualquier venta masiva que tengamos en acciones para restablecer las posiciones largas y luego apostar a la verdadera recuperación que todavía está muy lejos.

Aunque a España le queda aún camino por recorrer, ha dejado de ser el principal problema. ¿Esto es atractivo el mercado español? Desde Saxo Bank aseguramos que el mercado está siendo relativamente más caro que el resto de Europa. Y si hay que elegir entre bancos, me quedaría con los bancos alemanes por encima de los españoles.

fondos@eleconomista.com.mx