La diversificación consiste en distribuir en su cuenta un amplio abanico de inversiones no relacionadas entre sí. Así, uno debe colocar su dinero estratégicamente a través del mercado de futuros para estar preparado para aprovechar los movimientos de cualquier sector.

Esto puede proteger su cartera de pérdidas repentinas y desastrosas. Imagine que sólo compra contratos de petróleo y su precio se desploma en un solo día. Las pérdidas serían mayúsculas. Pero si adquiere un futuro de crudo y otros de maíz, del S&P 500 y de oro, disminuirá drásticamente su riesgo.

Esto no se debe hacer al azar sólo para diversificar su cuenta. Siempre tiene que creer que la negociación que está realizando tiene el potencial de ser provechosa.

Diversificación de materias primas

Quizás la forma más evidente y directa de diversificar es hacerlo mediante diferentes materias primas. Como se mencionó anteriormente, las posibilidades de perder en un contrato de crudo, de maíz, del S&P 500 y de oro al mismo tiempo son reducidas ya que no se ven afectados por las mismas fuerzas del mercado.

Por el contrario, hay otros que están relacionados entre sí y si se negocia con ellos podría perder dinero. De hecho, con el petróleo y el gas natural ocurre esto, de la misma forma que con el maíz y el trigo, el S&p500 y el FTSE 100, y el oro y la plata.

Los operadores que logran una diversificación de materias primas efectiva tratan de expandir sus operaciones entre diferentes sectores como: agricultura, metales de base, energía, carnes, metales preciosos y soft o materias primas blandas. A su vez, pueden hacerlo en distintos rubros de los mercados financieros como: bonos, divisas, tasas de interés a corto plazo e índices bursátiles.

Para adquirir la perspectiva adecuada, cuando se negocia con futuros, hay diez opciones a elegir. No hay que limitarse sólo a una o dos de ellas. Naturalmente, debería realizar un análisis riguroso antes de lanzarse a invertir y nunca hacerlo al azar.

Si es su primera vez, puede que tarde un tiempo en sentirse cómodo operando con contratos de los diez sectores; pero es algo normal. No hay por qué usarlos todos de una misma vez.

Diversificación de estrategias

La diversificación no sólo tiene que ver con qué contratos compra o vende si no, también, con cómo decide hacerlo. Operar con estrategias puede ser tan importante para obtener éxito como la utilización de alternativa anterior.

Imagine que está observando los diferentes sectores, porque quiere mantener un nivel de diversificación de materias primas adecuado, y se da cuenta de que los contratos de uno de los rubros están cotizando en un movimiento lateral, mientras que los de otro se están moviendo con una fuerte tendencia alcista.

Podría comprar un poco de cada uno para lograr una mejor redistribución en su cartera, ¿pero es esta la forma más efectiva de emplear su dinero en estas negociaciones?

Adquirir contratos del segundo grupo probablemente sea una buena idea, porque están en una tendencia alcista. No obstante, hacerse de los del otro parece una pérdida de tiempo, porque están experimentando una cotización lateral.

Más útil es llevar a cabo una estrategia de diferencial, como un diferencial de entrega, que aproveche los futuros que tengan un movimiento lateral. Así, no sólo alcanzaría el nivel deseado de diversificación de materias primas sino que, además, se garantizará haber usado la táctica adecuada para lo que le ofrece el mercado.

Si un plan no funciona, pruebe con otra y así sucesivamente. El único límite es su imaginación y lo flexible que quiera ser. Al final, si puede operar con diferentes contratos y emplear diferentes estrategias para aprovechar cualquier circunstancia que se le presente, estará en el camino adecuado para ser un inversor de éxito.

fondos@eleconomista.com.mx