Inversión en la Bolsa : aquellas personas que no están familiarizadas con el tema podrían ver esto como algo extraño, difícil y riesgoso. Pero si alguien toma la decisión de hacerse motores activos de su dinero, para que crezca, entonces es vital comenzar a conocer las diferentes herramientas que están a su disposición. Entre ellas están las acciones, y la primera pregunta que debe hacerse, antes de ingresar a este modo de inversión, es qué tipo de riesgo está dispuesto a tomar.

¿Usted se considera una persona que asume riesgos, incluso si existe la posibilidad de que pueda perder todo el dinero invertido?

Por ejemplo, imagine que se entera de que la acción en la que está invirtiendo baja un 10% o un 35% en sólo unas semanas ¿Cuál sería su reacción? Esto podrá darle luces sobre qué tipo de inversionista se define: conservador, mixto o arriesgado. Con esta información, usted podrá avanzar a la siguiente etapa, que es elegir el tipo de activo para su portafolio.

Puede invertir en fondos comunes de inversión o fondos de índices versus la inversión en acciones individuales. Si usted no toma riesgos y se siente incómodo al hacerlo, pero aún así quiere invertir en este tipo de activos, las mejores opciones pueden ser los fondos de inversión o los fondos de índice. Esta sugerencia es un poco más conservadora, ya que están bien diversificados y contienen acciones variadas. Esto reduce el riesgo y también le ahorra el paso de tener que hacer las debidas investigaciones y análisis por cada acción.

Otra pregunta que debe hacerse es cuánto tiempo está dispuesto a dedicarle a sus inversiones, además de cuánto es el interés que tiene para con este tema.

Esta respuesta también le dará indicios de cuál herramienta será la más apropiada. La selección de un fondo de inversión o de índice debe ser cuidadosa, pero luego de hacerlo, el trabajo de la elección de las acciones se dejará en manos del gestor del fondo. Con las acciones individuales tendrá que hacer un estudio más preciso y medido ya que los riesgos correrán para cada una de las empresas o industrias en las que se posicione.

¿Huevos en una canasta?

Se trata nada más y nada menos que el término de la diversificación. No sólo puede diversificar sus inversiones en acciones de distintas empresas, sino también en diferentes rubros. Su cartera podría lograr grandes ganancias. Pero también podría tener un impacto negativo si se generan grandes pérdidas provocadas - por ejemplo- con una burbuja.

Inversión en acciones para principiantes

Si usted comienza a dar sus primeros pasos, debería pensar en invertir la mayor parte de su dinero en un par de fondos de índice, como aquéllos que hacen un seguimiento un poco más amplio de los mercados, como el S&P 500, además de un indicador que le permita tener exposición internacional. Otra posibilidad es añadir un índice que rastree a pequeñas empresas, como el Russell 2000.

Con estas tres tenencias, usted podría tener la diversificación necesaria, además de que le podría ofrecer un rendimiento estable.

Llegó el momento de invertir

Cuando ya tiene delineada la forma de su portafolio, entonces es momento de invertir en esos activos. Una vez que haya determinado la forma de su cartera, es el momento de invertir. Éste es el paso que lo encaminará directamente a la bolsa. Pero antes de hacerlo, recuerde asesorarse muy bien y con una persona de confianza, además de encontrar el broker con el que usted se sienta cómodo.

Una vez que haya decidido qué comprar, no lo adquiera todo de una vez: entre a cada una de ellas lentamente ¿Qué pasa si invirtió todo su dinero justo antes de una caída del mercado? tenga en cuenta que este escenario puede presentarse y tome su tiempo para asignar más capital, para sí disminuir el riesgo que tiene el mercado.

fondos@eleconomista.com.mx