La caída de las acciones de Berkshire Hathaway Inc. en los últimos 12 meses ha acercado los papeles al punto en que el presidente de la firma, Warren Buffett, dice que son un regalo.

Es probable que el valor nominal, una medición de activos menos obligaciones, haya subido a 154,292 dólares por acción a fines de 2015, según una estimación de Keefe Bruyette Woods. Las acciones clase A cerraron el martes a alrededor de 197,000 dólares, 28% por encima de las estimaciones. La compañía ha dicho que recomprará acciones por una prima no superior al 20 por ciento.

Buffett, que tiene 85 años, evitó las recompras de acciones en el proceso por el que llevó a Berkshire de compañía textil en problemas a grupo en expansión mediante inversiones y adquisiciones. La junta incorporó las recompras a su caja de herramientas en 2011. La política contribuyó a establecer un piso para las acciones y proporcionó una vía para retirar algunas acciones en manos de inversionistas que buscaban abandonar las grandes tenencias que mantenían desde hacía décadas.

Una recompra sería excelente , dijo Tom Russo, que administra 10,000 millones de dólares que comprenden acciones de Berkshire en Gardner Russo Gardner. Contribuiría a absorber acciones que no están en las mejores manos . Si bien las acciones han subido durante el medio siglo que lleva Buffett al frente de la compañía, lo cual ha enriquecido al presidente y a muchos de quienes lo apoyaron, el año pasado fue difícil. Las acciones cayeron 12% en 2015.

AmEx, Wal-Mart, IBM

Tres de las grandes selecciones de acciones de Buffett –Wal-Mart Stores Inc., American Express Co. e International Business Machines Corp.- quedaron por debajo del Índice Standard & Poor’s 500 el año pasado. Por otra parte, las ganancias operativas fueron planas durante los primeros nueve meses de 2015. La compañía no ha dado a conocer los resultados del cuarto trimestre.

La compañía de Buffett no paga dividendos, lo que presiona a los inversionistas a la venta de acciones si necesitan ingresos de sus tenencias. La última vez que Berkshire anunció una recompra fue a fines de 2012, cuando la compañía gastó más de 1,000 millones de dólares en recompras, en su mayor parte de las tenencias de un antiguo accionista cuyo nombre no se reveló.

De todos modos, podría haber límites sobre cuánto dinero Buffett está dispuesto a gastar, incluso si las acciones declinan. S&P evalúa si rebajar la calificación crediticia de Berkshire, mientras examina cómo pagará la compañía la compra planeada de la firma fabricante de equipamiento aeroespacial Precision Castparts Corp. Buffett ha dicho que vendió acciones en 2015 en parte para contribuir al pago de la transacción de 32,000 millones de dólares.

En una carta a inversionistas del año pasado, Buffett preparó el terreno para recompras mucho mayores. Una o dos décadas más adelante, escribió, las ganancias de la compañía serán tan buenas que no será posible reinvertir con inteligencia todos los fondos en la firma.

[email protected]