La emisión global de bonos verdes se duplicó en el primer trimestre de este 2021 en comparación con el monto emitido en igual periodo del año pasado, de acuerdo con datos del Climate Bonds Initiative, una organización mundial sin fines de lucro que promueve el financiamiento verde en el mundo.

De enero a marzo pasados el monto total colocado ascendió a 84,320 millones de dólares frente a los 42,600 millones de dólares levantados en los mismos meses del 2020.

Marzo de este año fue un mes récord, alrededor del mundo la venta de bonos verdes por parte de empresas, gobiernos y bancas de desarrollo, entre otros emisores, ascendió a  37,580 millones de dólares, casi siete veces más a los 5,400 millones de dólares que se colocaron en igual periodo del año pasado.

China superó a Estados Unidos, al liderar la emisión global de este tipo de deuda etiquetada entre enero a marzo pasados, logrando una recaudación de 15,700 millones de dólares

“A medida que el mundo mira hacia una recuperación después de la pandemia de Covid-19, los inversionistas prestan más atención a apoyar el cambio climático y los gobiernos están adaptando sus políticas y planes de financiamiento. Lo anterior está beneficiando al mercado de bonos verdes”, señala un reporte de NN Investment Partners es un administrador de activos con sede en los Países Bajos.

Italia se unió a las filas de los emisores europeos con un bono verde de 8,500 millones de euros en marzo, y Francia recientemente emitió su segundo bono verde. Ahora se espera que España y el Reino Unido también realicen sus colocaciones, toda vez que han anunciado sus planes para emitir bonos verdes en este 2021.

Fuerte repunte

NN Investment Partners destacó que la emisión de bonos verdes en el mundo ha tenido un fuerte repunte en estos meses del año, por lo que su proyección para todo el 2021 es un monto estimando de 400,000 millones de euros.

La dinámica que ha recobrado el mercado entre enero a marzo pasados contrasta con lo visto en el primer trimestre del 2020, cuando la incertidumbre por la pandemia afectó el ánimo de los inversionistas y de los emisores que desaceleró la demanda.

Aunque el mercado se recuperó en el segundo semestre para alcanzar un récord de 269,500 millones de dólares a finales de diciembre, de acuerdo con datos del CBI.

Desde 2011, la emisión anual de instrumentos de deuda verde ha aumentado de manera constante, teniendo un despegue desde el 2015 manteniendo una tasa de crecimiento anual promedio del 60 por ciento.

Los bonos verdes son instrumentos de renta fija destinados a financiar proyectos que involucran energía renovable y eficiencia energética, infraestructura baja en carbono y uso sostenible de recursos, todo aquello que ayude a reducir el cambio climático y a beneficiar el ambiente.

judith.santiago@eleconomista.mx