BlackRock, el mayor fondo del mundo negocia con Google, el gigante de las búsquedas, para crear un proyecto común que espera mejore su rentabilidad.

El acuerdo, que sería el primero de esta características en el sector de fondos, está destinado además a estudiar cómo utilizar la inteligencia artificial para mejorar las decisiones relativas a las inversiones.

Pierre Sarrau, responsable de inversiones de BlackRock, asegura que la compañía está negociando con Google, para lo que califica "una joint venture muy interesante".

El gigante de las búsquedas adquirió el año pasado la empresa especializada en inteligencia artificial DeepMind Technologies, que opera desde Londres. Éste es precisamente el área que más interesa en estos momentos a la administradora de fondos.

DeepMind, fundada en 2010 por Demis Hassabis, tiene por objeto compaginar "las mejores técnicas de aprendizaje automático con los aspectos relativos a la neurociencia para desarrollar algoritmos de aprendizaje de todo tipo". El aprendizaje automático intenta crear algoritmos que pronostican acontecimientos del futuro utilizando los datos de los que dispone ahora.

A la pregunta sobre una posible alianza con Google DeepMind, un portavoz de BlackRock aseguró que "entre las estrategias con las que contamos hoy en día, utilizamos muchos datos y técnicas de inversión basadas en el aprendizaje automático".

Google no ha querido hacer declaraciones sobre el posible acuerdo.

A principios de este año, BlackRock contrató a Bill MacCartney, ex científico de Google, para que ayudara a aplicar el aprendizaje automático a las estrategias de inversión cuantitativas. MacCartney colabora con el equipo de investigación del fondo estadounidense desde su sede ubicada en Silicon Valley.

Sarrau asegura que "El centro de Silicon Valley se enfoca principalmente en desarrollar herramientas para ayudarnos a recopilar información de las grandes bases de datos".

Varias gestoras de fondos, como Amundi, BNY Mellon, State Street y NN Partners, también han manifestado su interés en analizar grandes volúmenes de datos.

En un documento publicado en mayo de 2015, BNY Mellon aseguró que el aprendizaje automático podría utilizarse para identificar "correlaciones y comportamientos que no son fáciles de observar manualmente, ni con técnicas de análisis tradicionales que necesitan un nivel de seguimiento importante".

Las gestoras de fondos ya están utilizando datos de las principales páginas de redes sociales. NN Investment Partners también reconoce que está utilizando los datos que recopila de Google y Twitter.

En una conferencia de fondos celebrada a principios de año, los directivos de las gestoras de fondos advirtieron de que "las empresas que no se suban a este tren podrían quedarse atrás".

Estrategias de inversión

Junto a los procesos de inversión, se mencionaron los datos de las ventas y las operaciones como áreas que pueden ayudar a los fondos a mejorar su negocio. Aunque las gestoras de fondos reconocen que las grandes bases de datos pueden ofrecer puntos de vista importantes, se desconoce cómo aplicar estas enormes cantidades de datos a las estrategias de inversión de fuentes tan distintas como Twitter y Starbucks.

Nick Thomas, socio del fondo Baillie Gifford, aseguró en declaraciones a Financial Times que "estamos fascinados por el poder de las grandes bases de datos y la importancia que cobra Google en este sentido. Participamos en empresas como Amazon y Baidu, que están en la vanguardia del uso de datos y del desarrollo de negocios punteros de Internet".

"Intentar encajar algunas de esas ideas en nuestros procesos de inversión es difícil, dado que nuestro plan de inversiones es a largo plazo", añadió.

[email protected]