La principal preocupación de los analistas sobre el Bitcoin es su enorme volatilidad , por lo menos lo es para Lars Christensen, director general de Saxo Bank.

En un análisis, el directivo indica que esta moneda virtual últimamente ha estado muy presente y no todo lo que se ha dicho ha sido positivo, como el reciente arresto de dos traders de Bitcoin en Nueva York por lavado de dinero.

Bitcoin se ha equivocado al mantener el anonimato de sus dueños, aunque algunos usuarios, se adhirieron a ella por esa misma razón , advirtió.

Esto les da a las autoridades la excusa perfecta para prohibirla siempre y donde lo deseen. Esta puede ser una prohibición injusta fundada en falsos pretextos, sólo porque a las autoridades no les gusta la competencia. Me temo que China y Rusia son los primeros en reaccionar , agregó.

REGULAR, NO PROHIBIR

Según el especialista de Saxo Bank, prohibir a Bitcoin no la erradicará. Lo que hará será impedir que individuos y empresas que respetan la ley la utilicen y, por lo tanto, hará que sea prácticamente inútil.

Por lo tanto, considero que sería aconsejable aceptar y adoptar cierto grado de regulación, por más que esto no les parezca adecuado a varios de sus adeptos, aunque sea para prevenir una reacción aún peor de los gobiernos a los que no les guste que se desafíe su monopolio de impresión de billetes .

Christensen comenta que el gran aumento de precios conlleva algunas consecuencias negativas. El precio elevado y la gran volatilidad (ha caído desde los máximos de 1,242 dólares a finales de noviembre a 500 dólares en unas horas), hará que sea más difícil aceptarlas como un negocio serio .

Por ello opina que la moneda virtual enfrentará duros desafíos a largo plazo, aunque este tipo de monedas podrían hacerse un lugar en la economía en estructuras mejor elaboradas, cuyos valores estén mejor asociados a activos reales .

Christensen explica que Bitcoin aún es una pequeña parte del sistema económico y no representará una verdadera amenaza para modelos más afianzados en el corto plazo.

Pero si algún día lo hace y si supera los problemas regulatorios, se la recibirá con los brazos abiertos.

[email protected]