El Juzgado de Primera Instancia Número 89 de Madrid ha desestimado íntegramente la demanda contra Bankia interpuesta por Iberdrola por la salida a Bolsa del 2011.

La eléctrica interpuso un pleito contra el banco el pasado año y le reclamó 12 millones de euros por las pérdidas sufridas en su inversión, de unos 70 millones de euros.

En su fallo, de 42 páginas, el magistrado José Ramón Manzanares considera que la eléctrica dispuso de una información notabilísimamente superior a la que tenían los inversores minoristas, por lo que no puede apoyarse en la falsedad de las cuentas para considerar que cometió un error excusable al comprar acciones de la entidad.

Según la sentencia, Iberdrola contó con dos avisadores de inseguridad e incertidumbre sobre la situación de Bankia, pese a lo cual compró acciones por un importe de casi 70 millones de euros.

No obstante, el magistrado señala que las pruebas practicadas redundan en que Iberdrola no supo de Bankia nada distinto de lo que la entidad inscribió en el registro mercantil y después publicó en el folleto de la salida a Bolsa.