El mercado bursátil mexicano ligó su quinto día de alza consecutiva, tras experimentar un avance de 0.58%, derivado del ánimo de los inversionistas, luego del anuncio del dato positivo del PIB revisado al tercer trimestre de Estados Unidos.

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), bajo ese escenario, logró una ganancia de 249.72 puntos, por lo que el principal indicador de la Bolsa accionaria de México llegó a los 43,122.73 puntos, sin embargo con este nivel en lo que va de este año registra una ganancia de 0.93 por ciento.

Es importante mencionar que en las operaciones de la semana pasada, el índice bursátil mexicano llegó a mostrar una contracción superior a 5%, cifra que ha sido recuperada e inclusive, ya se encuentra en terreno positivo.

En Estados Unidos dieron a conocer la cifra de la actividad económica revisada al tercer trimestre, la cual mostró un crecimiento de 5% a tasa anualizada, superando de manera considerable las estimaciones de la mayoría de los analistas del sector privado.

Dentro del IPC, las ganancias ocurrieron para 23 de las 35 emisoras que componen el índice; además, por segunda jornada consecutiva, el volumen de operaciones resultó bajo, alcanzando apenas 61.8% del promedio diario de las operaciones de año.

Por otro lado, los mercados bursátiles de Wall Street presentaron movimientos mixtos, donde el indicador industrial Dow Jones registró un repunte de 0.36% y el Standard & Poor’s 500 mostró una ganancia de 0.17 por ciento.

Sin embargo, el indicador de las empresas de tecnología Nasdaq Compuesto reportó un ajuste a la baja de 0.33%, derivado de la toma de ganancias que comenzaron a hacer algunos inversionistas

En relación con el mercado del petróleo, el West Texas Intermdiate (WTI), luego de algunas sesiones de bajas, en las negociaciones de este martes logró un incremento de 3.46%, para ubicarse en los 57.17 dólares por barril, mientras el crudo Brent del Mar del Norte experimentó un aumento de 2.78%, para establecerse en los 61.78 dólares por barril

El peso mexicano mostró una devaluación de 0.41% y se ubicó en los 14.7245 pesos por dólar, explicado en parte por la inquietud que mostraron los inversionistas ante la notificación de la cifra del PIB de Estados Unidos.

El dato superó las expectativas de la mayoría de los cálculos de los economistas de la Iniciativa Privada, despertando la especulación acerca de los futuros incrementos en las tasas de interés estadounidenses.

ricardo.jimenez@eleconomista.mx