Excluyendo a los valores más vinculados con las materias primas, pocos integrantes de los principales índices bursátiles europeos pueden presumir de acumular revalorizaciones próximas a 70% en los 12 últimos meses. Uno de esos valores estrella es Adidas.

La empresa alemana afrontó la reválida de la presentación de los resultados correspondientes al 2016, marcados en su caso por la celebración de dos eventos como los Juegos Olímpicos de Río y la Eurocopa de futbol y por el elevado nivel de exigencia del mercado como consecuencia de su rally bursátil.

La compañía no sólo cumplió con las expectativas. Por primera vez en su historia registró una utilidad superior a los 1,000 millones de euros.

En el 2016, las ganancias alcanzaron los 1,019 millones de euros, ligeramente por encima de lo previsto. Este crecimiento se basó en una mejora de 18% en las ventas, hasta totalizar 19,300 millones de euros.

Eleva dividendo

La política de dividendo y las previsiones para el 2017 otorgan aún mayores dosis de optimismo. La compañía adelantó un incremento de las ventas de entre 11 y el 13%, con una mejora, además, en sus márgenes, desde 7.7% del 2016 hasta un rango de 8.3 por ciento.

El resultado será un aumento de la utilidad neta de hasta 20%, hasta el entorno de los 1,225 millones de euros. Este panorama favorable ha llevado a la empresa alemana a elevar 25% su dividendo, hasta los 2 euros por acción.

Las acciones de Adidas brillaron en la Bolsa de Fráncfort, con una ganancia de 9.42 por ciento.

Esta nueva ganancia pulverizó sus anteriores récords históricos en Bolsa, por encima de los 174 euros, eleva a más de 70% su revalorización en los 12 últimos meses, y aumenta su capitalización por encima de los 36,500 millones de euros.

La espectacular escalada que acumula Adidas coincide además con el desplome bursátil de un rival que llegó a amenazar su segunda posición en el ranking del sector por valor en Bolsa, por detrás de Nike.

Los opuestos

A comienzos del 2016, la capitalización de la fabricante alemana de ropa y artículos deportivos se situaba por debajo de los 19,000 millones de dólares, mientras que la de Under Armour superaba los 15,500 millones de dólares.

La de Nike se situaba justo por encima de los 100,000 millones de dólares.

Poco más de un año después, Nike baja de los 94,000 millones de dólares de valor en Bolsa, mientras que Adidas supera los 38,500 millones de dólares. El mayor correctivo lo sufre Under Armour. La capitalización de la firma estadounidense se ha desinflado hasta los 8,270 millones de dólares.

En los 12 últimos meses, Under Armour presenta un balance casi opuesto al de Adidas, al acumular un desplome de 60 por ciento.