Jared Kushner, yerno y asesor cercano del presidente estadounidense, Donald Trump, reconoció el lunes haberse reunido cuatro veces con funcionarios rusos durante la campaña electoral, pero negó toda colusión para hacer ganar a su suegro los comicios, reportaron los medios.

NOTICIA: La mentira como inquilina de la Casa Blanca

En un comunicado difundido pocas horas antes de que presente testimonio ante una comisión del Senado, Kushner describió contactos con el embajador ruso Sergei Kislyak y otros funcionarios rusos como algo normal en su rol de enlace de la campaña de Trump con gobiernos extranjeros.

"Yo no coludí ni sé de nadie más en la campaña que haya coludido con ningún gobierno extranjero", escribió Kushner.

"No tuve ningún contacto incorrecto. No he recibido financiación de fondos rusos para mis negocios en el sector privado", dijo el también propietario de inmuebles en Manhattan.

NOTICIA: Buscan colaboración de exjefe de campaña de Trump en Rusiagate

Casado con la hija mayor de Trump, Ivanka, Kushner prestará testimonio a puertas cerradas ante la comisión de Inteligencia del Senado este lunes, según su abogado, y ante un panel análogo en la Cámara de Representantes el martes.

El millonario inversionista de 36 años, en su primer rol en política en su vida, deberá responder las preguntas de los legisladores sobre sus encuentros con el embajador ruso en Washington, el jefe de un importante banco ruso y una abogada rusa con la que se reunió en junio de 2016, junto al hijo mayor de Trump y su exdirector de campaña, Paul Manafort

Kushner espera entregar el comunicado de 11 páginas a los senadores.

NOTICIA: Abogada rusa pudo dar metralla a campaña

Una investigación a cargo del fiscal especial Robert Mueller, un exdirector del FBI, averigua la posibilidad de colusión entre el equipo de Trump y Moscú. Las dos cámaras del Congreso, por su lado, llevan adelante sus propias pesquisas.

erp