El director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo, calificó el jueves 13 de marzo a WikiLeaks como un "servicio de inteligencia hostil", y dijo que amenaza a las naciones democráticas y se une a dictadores.

En sus primeras declaraciones públicas desde que se convirtió en jefe de la agencia en febrero, Pompeo se centró en el grupo anti-secreto como una de las principales amenazas que enfrenta Estados Unidos.

"WikiLeaks marcha como un servicio de inteligencia hostil y habla como un servicio de inteligencia hostil. Ha alentado a sus seguidores a buscar trabajo dentro de la CIA para obtener información ... Y se centra principalmente en Estados Unidos, mientras que busca el apoyo de países y organizaciones anti democráticas", dijo Pompeo.

"Es hora de llamar a WikiLeaks por lo que realmente es: un servicio de inteligencia hostil no estatal a menudo incitado por actores estatales como Rusia".

La CIA se sintió herida y avergonzada por la divulgación de WikiLeaks, el mes pasado, de un gran número de archivos y códigos de computadora de las operaciones de pirateo súper secreto de la agencia.

En ellos se muestra cómo la CIA explota las vulnerabilidades en las computadoras populares y en software y redes de equipos para recopilar información.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, criticó a la agencia estadounidense por no decirle a la industria tecnológica ni a las autoridades sobre esas vulnerabilidades para que puedan arreglarse.

Pompeo dijo que Assange se presenta como un defensor, pero que de hecho ayuda a los enemigos de Estados Unidos, incluso jugando un papel en la interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales estadounidenses del año pasado.

"Assange y sus semejantes hacen causa común con los dictadores de hoy. Sí, intentan sin éxito encubrirse a sí mismos y sus acciones en el lenguaje de la libertad y la privacidad, pero en realidad, no defienden más que su propia celebridad. Su guía moral es inexistente", dijo.

rarl