Kiev. El problema del abastecimiento del agua es quizá el más acuciante en Crimea. La escasez del vital líquido fue ocasionada por las acciones unilaterales de Ucrania, país que en 2014 cortó su flujo a la península.

Para la académica de la UAM, Ana Teresa Gutiérrez del Cid, la raíz del conflicto tiene que ver con el enfriamiento de las relaciones entre Rusia y Ucrania.

“Kiev asegura a la comunidad internacional que Crimea sigue formando parte del país y que allí viven sus ciudadanos, por lo que parece una contradicción que al mismo tiempo provoque a sus ciudadanos sed”, indica la académica.

Esta acción también se explica porque “Kiev quiere mostrar que Moscú no es capaz de abastecer Crimea con los recursos necesarios, pero Rusia ya ha tomado varias medidas y está en camino hacia la solución del problema”, explicó la profesora de Geopolítica.

La capital de la república de Crimea, Simferópol, se encuentra entre las ciudades más afectadas por la escasez de agua.

"En algunas partes el agua está disponible solo durante tres horas en la mañana y tres en la noche. Pero aquí, en el centro de la ciudad, siempre tenemos agua", señaló Natalia Fomichenko, una vecina de la ciudad. No obstante, las reservas en el embalse están en constante reducción y no hay progreso: la cantidad de agua no aumenta a causa de la sequía.

Por cuestiones humanitarias, Ucrania no tendría que haber cortado el agua en Crimea.

geopolitica@eleconomista.mx