Washington. Agentes estadounidenses detuvieron a casi 1 millón de migrantes en la frontera con México en los 12 meses finalizados en septiembre, informó el comisionado interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por su sigla en inglés), Mark Morgan.

“Las acciones de refuerzo de CBP en la frontera suroeste sumaron cerca de 1 millón en el año fiscal 2019 (que va de octubre a septiembre), lo que representa un alza de 88% con respecto a las del 2018”, dijo Morgan a periodistas en la Casa Blanca.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decretó una política de tolerancia cero con la inmigración irregular, y ha hecho de la lucha contra la llegada de indocumentados un eje de su gobierno y un mensaje central de su campaña para la reelección.

“La cifra total de acciones el mes pasado fue de 52,000, una caída de cerca de 65% desde el pico de mayo de 144,000”, refirió Morgan.

Después de la cantidad registrada en mayo —un récord en 13 años—, EU firmó acuerdos con México, Guatemala, Honduras y El Salvador para frenar la migración irregular, tras lo cual el nivel de las detenciones comenzó a bajar.

Estados Unidos ya aplica acuerdo

El lunes, el gobierno de Estados Unidos reveló que en enero dará a conocer un programa de ayuda a los tres países centroamericanos con los que ha llegado a un acuerdo migratorio.

En Guatemala, varios congresistas se han molestado con el gobierno del presidente Jimmy Morales, pues el Congreso no ha aprobado tal acuerdo.

El diario Prensa Libre publicó que Estados Unidos “ya comenzó la implementación del acuerdo migratorio firmado con Guatemala, pese a que aún está pendiente de que sea conocido y aprobado por el Congreso de la República, y a pesar de que la Corte de Constitucionalidad resolvió que el mismo debe aprobarlo el Congreso”.