La Haya. En un ambiente tenso, Rusia anunció que no consiguió el apoyo de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) para participar en la investigación del envenenamiento del exespía Serguéi Skripal.

Los representantes de los 41 miembros de la OPAQ se reunieron a puerta cerrada para examinar esa posibilidad, en un caso que ha llevado al peor ambiente diplomático entre Rusia y Occidente desde la Guerra Fría, con la expulsión recíproca de más de 300 diplomáticos.

Ante la investigación británica sobre el escándalo, Rusia había pedido formar parte de esas pesquisas.

“Desgraciadamente no hemos podido lograr dos tercios de los votos para apoyar esa decisión. Se necesitaba una mayoría cualificada”, explicó el embajador ruso Alexander Shulgin a los periodistas.

“La propuesta era de llevar a cabo una doble investigación por parte de Rusia y del Reino Unido. El director general de la OPAQ debería haber oficiado de mediador”, indicó el representante ruso.

Según Shulgin, Reino Unido y Estados Unidos votaron en contra, “seguidos por otros que están sujetos a la disciplina de la UE y de la OTAN”, añadió.

Irán, China y algunas naciones africanas votaron a favor, aseguró el embajador.

En total, de los 41 países que conforman el consejo ejecutivo de la OPAQ, 23 votaron a favor de la propuesta presentada por Rusia y también por Irán, o se abstuvieron, añadió el diplomático.

“Las máscaras han caído” en esa organización, acusó Shulgin en rueda de prensa.

Otras fuentes diplomáticas indicarona la agencia AFP que solamente seis países votaron a favor del borrador ruso, 15 en contra y 17 se abstuvieron, principalmente del Movimiento de Países no Alineados.

Todo indica que la crisis diplomática entre Reino Unido y Rusia crecerá.