Moscú. Las autoridades rusas reclamaron a Telegram que entregue en un plazo de 15 días a los servicios secretos (FSB) las claves de cifrado que permiten acceder a los mensajes de sus usuarios bajo pena de bloquear su servicio.

La agencia de regulación de telecomunicaciones, Roskomnadzor, pide a Telegram “que proporcione al FSB la información necesaria para descodificar los mensajes electrónicos recibidos, transmitidos y en curso de envío”.

La advertencia llega tras una decisión del Tribunal Supremo ruso, que rechazó la demanda de Telegram de anular una condena anterior por no colaborar con el FSB.

“Las amenazas de bloqueo de Telegram si no entrega los datos personales de sus usuarios no tendrán resultados. Telegram defenderá la libertad y la confidencialidad”, reaccionó en Twitter Pavel Durov, cofundador del sistema de mensajería conocido por su alto nivel de confidencialidad.

En octubre, la justicia condenó a Telegram a una multa de 800,000 rublos (415,000 pesos) por su rechazo a cooperar.

Durov, quien abandonó Rusia en el 2014 por las tensiones con las autoridades, denunció entonces lo que considera una violación de la Constitución rusa, que protege el derecho del secreto de la correspondencia.

Tras el atentado del 3 de abril del 2017 en el metro de San Petersburgo, el FSB aseguró que el autor del atentado y sus cómplices usaron Telegram “para disimular sus planes criminales”.

El caso ocurre en plena crisis del mal uso de datos por parte de Facebook. (Ver Primer Plano)