Washington.- Grupos defensores de los migrantes y al menos dos aspirantes presidenciales demócratas criticaron hoy en duros términos los planes del gobierno del presidente Barack Obama de deportar a partir de enero a cientos de familias centroamericanas.

Los planes del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) fueron revelados el miércoles por The Washington Post. De acuerdo con la versión, se centrarán en adultos y niños contra quienes un juez migratorio ya ordenó la deportación de Estados Unidos.

Estoy muy preocupado por reportes de que el gobierno puede comenzar redadas para deportar a familias que han huido para escapar de la violencia en Centroamérica , señaló el aspirante presidencial demócrata Bernie Sanders.

NOTICIA: Programa Frontera Sur no detiene flujo de migrantes e incrementa riesgos

Su rival por la nominación presidencial demócrata, el ex gobernador de Maryland, Martin O’Malley, calificó en su cuenta de Twitter como erróneos los planes de deportar a los refugiados centroamericanos.

Debemos poner fin a estas deportaciones sin sentido , agregó en una declaración.

El Consejo Americano sobre Migración (AIC) deploró los planes del gobierno de Obama y sostuvo que los migrantes centroamericanos deben recibir una protección humanitaria más que un castigo del gobierno estadounidense.

NOTICIA: Piden a Obama proteger DH de migrantes en México

Debemos poner fin a tratar a estas familias como si fueran criminales. No es un crimen llegar a nuestras fronteras y pedir protección, y la evidencia abrumadora indica que estas familias tienen legítimos reclamos bajo la ley de Estados Unidos , dijo el AIC.

Autoridades estadunidenses estiman que más de 100,000 familias integradas por adultos y menores de edad han hecho el viaje a través de la frontera suroeste de Estados Unidos desde el año pasado.

Sólo en un lapso de dos meses han sido aprehendidos más de 10,000 inmigrantes centroamericanos.

NOTICIA: Nueve de 10 migrantes son maltratados o torturados

De acuerdo con los planes del DHS que encabeza Jeh Johnson, los adultos y niños serian detenidos donde sean encontrados por las autoridades y después deportados a sus países de origen.

Las fuentes indicaron al Post que cientos de personas o más podrían ser detenidas y expulsadas de Estados Unidos.

En la víspera el gobierno de Obama anunció que las detenciones de inmigrantes indocumentados a cargo de la Patrulla Fronteriza (PF) ascendieron a 337,117 personas en el año fiscal 2015, una caída de 30% sobre 2014.

NOTICIA: Visita del Papa a México puede hacer diferencia para migrantes

mfh