Madrid.- Miles de personas se manifestaron este domingo para defender la salud pública y rechazar el plan de ajuste del gobierno regional de Madrid, que consideran privatiza algunos de los centros y servicios médicos.

La Asociación de Facultativos y Especialistas de Madrid convocó a la marcha que partió de la plaza de Neptuno hacia la puerta del Sol, donde terminó con la lectura de un comunicado por parte de su presidente Pedro González.

El dirigente expuso que los médicos y trabajadores del sector mantendrán su movilización y llamó al gobierno de la Comunidad Autónoma de Madrid a negociar.

Los llamados "batas blancas" recorrieron las calles bajo el tema "La sanidad no se vende, se defiende", y pidiendo la dimisión del conejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty.

La asociación acusa al gobierno regional de querer privatizar el 10% de los puntos de salud pública (seis hospitales y 27 centros de salud) de la comunidad, y querer con ello destruir el empleo de miles de médicos, enfermeras y trabajadores del sector.

Se trata de la tercera manifestación, después de las realizadas los días 18 y 27 de noviembre, así como de cuatro paros de 48 horas realizados las últimas dos semanas.

La siguiente manifestación se realizará el próximo domingo 26 de diciembre también en el centro de Madrid.

lgl