Londres. El príncipe Guillermo, segundo en la línea de sucesión al trono británico, viajará a las Islas Malvinas para un entrenamiento de seis semanas como piloto de helicópteros de búsqueda y rescate de la Real Fuerza Aérea.

Según el rotativo The Times, el duque de Cambridge y nieto de la reina Isabel II de Inglaterra, volará en un avión de la Real Fuerza Aérea (RAF), que llegará a las islas Malvinas tras 18 horas de vuelo y una breve escala en la isla británica de Ascensión, en el Atlántico.

El príncipe, de 29 años de edad, llegará a la base aérea de Mount Pleasant y de inmediato comenzará su entrenamiento en uno de los dos helicópteros de rescate que están disponibles las 24 horas del día para labores de rescate.

En noviembre pasado, la Real Fuerza Aérea anunció que la misión del hijo del príncipe Carlos y la fallecida Diana será un despliegue de rutina de seis semanas con otros cuatro pilotos de helicópteros Sea King.

El viaje del príncipe Guillermo tiene lugar un día después de que el Ministerio de Defensa de Reino Unido anunció el envío de un buque de guerra a las islas Malvinas, el cual llegará en marzo próximo, poco antes del 30 aniversario del inicio del conflicto bélico de 1982.

El anuncio sobre el envío del buque -equipado con misiles antiaéreos de alta tecnología Sea Viper- coincide con el incremento de la tensión entre Reino Unido y Argentina por la soberanía de las Malvinas, ubicas en el Atlántico Sur.

Argentina, que demanda la apertura de negociaciones bilaterales sobre la soberanía de este archipiélago del Atlántico Sur bajo dominación británica desde 1833, ha calificado la presencia del príncipe Guillermo en las islas Malvinas como un acto provocativo.

Argentina reclama la soberanía de las islas Malvinas y otras islas australes desde enero de 1833, cuando fueron ocupadas por tropas británicas que desalojaron a pobladores argentinos.

El próximo 2 de abril se cumplirá el 30 aniversario del inicio de la guerra entre Argentina y Reino Unido, conflicto que se extendió hasta 14 de junio de 1982 con la rendición argentina y la muerte de 649 soldados argentinos, 255 militares británicos y tres isleños.

EISS