Washington. La presidenta de Taiwán dijo tener "fe" en que Estados Unidos defenderá la isla frente a China, en una entrevista difundida el dpia de ayer por la cadena CNN.

"Tengo fe" en que las fuerzas estadounidenses ayudarán a defender Taiwán, aseguró Tsai Ing-wen, en medio de tensiones crecientes con Pekín sobre el futuro de la isla. "Tenemos una amplia gama de cooperación con Estados Unidos con el objetivo de aumentar nuestra capacidad defensiva", indicó.

Entrevistado la semana pasada sobre la posibilidad de una intervención militar estadounidense en defensa de Taiwán en caso de un ataque de China, el presidente Joe Biden respondió afirmativamente: "Si, estamos comprometidos a ello", declaró.

Su declaración parece contradecir la antigua política estadounidense de "ambigüedad estratégica", en virtud de la cual Washington ayuda a Taiwán a construir y reforzar su defensa, pero sin prometer explícitamente apoyarla en caso de ataque.

China considera la isla de 23 millones de habitantes, que no controla, como una de sus provincias que espera reunificar con el resto del país, y las declaraciones de Biden fueron mal recibidas por Pekín.

El gobierno estadounidense aseguró luego que su política con respecto a Taiwán no ha cambiado.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores Joseph Wu dijo desde Praga que la región necesita fortalecer su defensa y, con apenas 15 aliados diplomáticos en el mundo, buscará más socios en el escenario internacional de cara a las presiones que enfrenta de China.

"La situación (en el estrecho) está volviéndose más tensa y parece estar volviéndose más peligrosa", dijo Wu a periodistas después de reunirse en Praga con el presidente del Senado de República Checa, Milos Vystrcil, la segunda autoridad del país.

"Hay varias cosas que hemos estado haciendo y estamos intentando repetirlas. Lo primero es fortalecer nuestras capacidades de defensa. Creemos la debilidad es invitar a la agresión y, por lo tanto, queremos tener la capacidad de defendernos, estamos decididos a defendernos", dijo Wu.

Lo segundo es sumar aliados entre los países del mundo, dijo Wu, de manera que Taiwán no esté solo.

China responde desde la ONU

Taiwán "no tiene derecho a sumarse a Naciones Unidas", afirmó el día de ayer un funcionario chino, luego de que el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, pidiera una mayor inclusión de Taipéi en las instituciones de la ONU.

"Naciones Unidas es una organización intergubernamental compuesta por Estados soberanos", dijo a periodistas Ma Xiaoguang, portavoz de la Oficina de Asuntos de Taiwán en Pekín. "Taiwán es parte de China".

Blinken lamentó que Taiwán esté cada vez más excluido del escenario mundial y abogó por una participación de la isla en el "sistema de la ONU", en una declaración para marcar los 50 años de que la Asamblea General de la ONU votara la admisión de China al organismo, marginando así a Taiwán.