El Embajador de Rusia en México, Eduard Malayán, considera que los constantes reportes sobre los supuestos vínculos entre Donald Trump con el gobierno del presidente Vladimir Putin son datos sin comprobar.

En una charla en las instalaciones de El Economista, el embajador expone que si bien es cierto que las sanciones estadounidenses a su país tienen un impacto, Rusia saldrá vencedor.

El 27 de julio el entonces candidato Donald Trump pidió a Rusia que hackeara las cuentas de correo electrónico de Hillary Clinton, ¿debió el presidente Vladimir Putin ser más contundente para rechazar la petición?

Si vamos a citar cada palabra que se dice, esto va a demostrar que tomamos muy en serio todo (...) Realmente no citamos todo (...) porque no merece ninguna reacción.

Vean ustedes qué está pasando en Estados Unidos: Trump intentó parar todas las noticias falsas o fake news (que suceden en su entorno), y a pesar de ello, continúan las noticias falsas. Toda esta información fue tirada a los medios masivos.

Antes de que Trump llegara al poder, la administración de (el expresidente Barack) Obama intentó hacer todo lo posible para que Trump no pudiera hacer nada en la dirección rusa.

El martes, en el discurso de Donald Trump ante el Congreso, en su intervención principal, habló de que Estados Unidos va a buscar a aliados nuevos y a resolver los problemas comunes. ¿Esto se refiere a Rusia o no? No lo sabemos.

No hay nada nuevo en la dirección rusa; Trump mantiene silencio, porque cualquier cosa que diga va a ser interpretado erróneamente.

Da la impresión que hay una batalla entre Trump y las agencias de Inteligencia. Michael Flynn renunció luego de aceptar que habló con Sergey Kislyak (embajador ruso en Washington). Jeff Sessions se encuentra en medio de una polémica por el mismo tema. ¿Cree que esto pueda desvirtuar las expectativas de la relación rusa con Donald Trump?

Antes que nada, son asuntos estrictamente internos de los estadounidenses.

Escuchamos a diferentes representaciones.

El único ejemplo: el New York Times publicó una noticia de contactos que tuvo la inteligencia rusa con el equipo de Trump y después publicaron que no tenían ningún dato (sobre ese tema). Pero todo el mundo recuerda sobre los contactos con la inteligencia rusa.

Estas intervenciones informativas son muchas, pero todas estas intervenciones son basadas en supuestos. No hay ninguna evidencia, ni hechos.

Escribían que Trump era amigo de Putin, pero nunca se encontraron evidencias. Solamente en dos ocasiones hablaron por teléfono.

Hay muchas cosas que no coinciden con la verdad, entonces todas esas acusaciones no tienen mucha fuerza y no podemos defendernos cada vez.

Lo más importante: nadie dice que espiar a su propia gente, es una cosa tremenda. Nunca se habla de que es normal grabar a su propio embajador. Cinismo y doble estándar.

¿Será más difícil el levantamiento de las sanciones a partir de lo que está sucediendo en la actualidad con el tema de las agencias de inteligencias?

Sí, sin duda. Actualmente Donald Trump pone (el tema) en un rincón porque cualquier cosa que haga ahorita, va a ser interpretado porque hace algo en favor de Rusia.

Pero quiero decir una cosa: actualmente en el mundo no existe tal altruismo de hacer una cosa buena por otro. Las dos partes ganan algo, sobre todo para alguien tan pragmático como el señor Donald Trump.

Las sanciones afectan, en la mayor parte, en que no podemos tomar créditos baratos en el extranjero.

Sin embargo, por otro lado, nos ayuda. Porque estamos desarrollando industrias antes olvidadas y por eso estamos buscando socios nuevos. No se olviden que cerca de Rusia hay un gran mundo que concentra dos tercios de toda la producción mundial, como son India y China.

¿Quién pierde más por las sanciones? El comercio entre Estados Unidos y Rusia era de alrededor de los 50,000 millones de dólares y el comercio entre Rusia y la Unión Europea era 500,000 millones de dólares.

Sanciones sí hay, pero seguimos viviendo. Está bien y venceremos.

Relación con México

El embajador Malayán habló sobre la relación de su país con México: Para Rusia, la relación con México es independiente a lo que sucede entre el país más extenso del mundo y Estados Unidos , aclara el diplomático.

Explicó que las relaciones entre países no se basan en coyunturas; hoy tenemos a este hombre (Trump) como presidente (de EU); mañana será alguien diferente. No podemos basar nuestras relaciones dependiendo de quién sea el presidente de Estados Unidos , alega.

Si bien reconoce que Rusia no está dentro de las prioridades de México y viceversa, ambos Estados pueden incrementar su cooperación comercial en rubros como el sector petrolero, espacial y de aviación.

Me gustaría que estuviera más desarrollada (la relación), pero México tiene sus prioridades, en primer lugar las relaciones con Estados Unidos, en segundo con países latinoamericanos, Unión Europea, China, países asiáticos; Rusia, nunca es mencionada porque no es prioridad de México, y lo entendemos.

También tienen que entender que México no está dentro de las prioridades de Rusia, porque en primer lugar están nuestras naciones vecinas (...) porque es necesario garantizar seguridad y estabilidad , expone.

El embajador Malayán informó que, a partir del cambio en las posturas estadounidenses para con México, existen más contactos de empresarios mexicanos con la diplomacia rusa.

Semblanza

  • Eduard Malayán nació en el año 1947.
  • Es embajador de Rusia en México desde el 24 de enero del 2013.
  • Confiesa que no le gusta el picante, pero le fascina viajar a pueblos mexicanos poco conocidos.
  • En 1970 se graduó del Instituto Estatal de Moscú de Relaciones Internacionales.
  • Trabajó en las embajadas de la URSS y Rusia en el Congo (1970-1972), Zaire (1972-1973), y los Estados Unidos de América (1978-1985, 1991-1996).
  • Embajador en Jamaica y concurrente en la Mancomunidad de Dominica, en Antigua y Barbuda (2000-2005).
  • Fue embajador en Luxemburgo entre 2005-2009.
  • En 2009 fue designado como embajador para encargos especiales.
  • Tiene el rango diplomático de embajador extraordinario y plenipotenciario.