Ciudad del Vaticano.- El Papa Francisco recibió el 2015 con una misa en la Basílica de San Pedro, en la cual advirtió que pretender separar a la Iglesia católica de la figura de Jesús es una dicotomía absurda .

El pontífice habló en el sermón con motivo de la solemnidad de la Virgen madre de Dios y cuando se recuerda la Jornada Mundial de la Paz.

Inseparables son Cristo y la Iglesia, porque la Iglesia y María van siempre juntas y esto es justamente el misterio de la mujer en la comunidad eclesial, y no se puede entender la salvación obrada por Jesús sin considerar la maternidad de la Iglesia , dijo.

Precisó que ninguna manifestación de Cristo, ni siquiera la más mística, puede jamás ser desligada de la carne y de la sangre de la Iglesia. Sin la Iglesia, Jesucristo termina por reducirse a una idea, a una moraleja, a un sentimiento.

También recordó que este día se celebra la Jornada Mundial de la Paz y por eso invocó la intercesión de la Virgen para que Dios donde paz en estos días: paz en los corazones, paz en las familias, paz entre las naciones.

Añadió que todos están llamados a ser libres y a ser hijos de Dios y cada uno según las propias responsabilidades, a luchar contra las modernas formas de esclavitud. De cada pueblo, cultura y religión, unamos nuestras fuerzas , apuntó.

mac