El papa Francisco declaró el jueves que cualquier obispo que transfiera a un cura sospechoso de abuso sexual de una parroquia a otra debe renunciar.

Francisco habló del tema del abuso sexual de menores por parte de curas en su viaje de regreso desde México, donde víctimas del padre Marcial Maciel aún están traumatizadas por su abuso sexual.

"Es una monstruosidad", declaró el pontífice en referencia al abuso sexual de menores, porque un sacerdote está consagrado a traer a un niño a Dios. Y si lo que comete es un sacrificio diabólico, lo destruye".

El rol de los obispos en el escándalo de abuso sexual acaparó los titulares en días recientes cuando un cura francés declaró ante un seminario de obispos en el Vaticano que no están obligados a reportar a curas sospechosos de pedofilia a la policía.

OPINIÓN: Ensalada de papa

El comentario provocó una refutación expedita del principal asesor del papa, el cardenal Sean O'Malley, quien declaró "una obligación ética y moral" reportar ese tipo de casos a las autoridades.

"Un obispo que cambia la parroquia (de un sacerdote) cuando sospecha de pederastia es irresponsable, y lo mejor que puede hacer es presentar su renuncia, ¿estamos claros?", dijo Francisco.

Francisco también reafirmó que el Vaticano está vigilando a los Legionarios de Cristo, una congregación que encabezaba Maciel, afirmando que está ayudando a aplicar reformas en ese orden religioso. También elogió a su predecesor por arrojar luz sobre ese escándalo.

Maciel fundó la legión en México en la década de 1940, y se convirtió en una de las órdenes religiosas más prósperas y de mayor crecimiento del mundo. Es también, sin embargo, una orden emblemática de la Iglesia católica mexicana que Francisco tanto criticó durante su viaje, una Iglesia vinculada a las clases más acaudaladas y poderosas que suelen enviar a sus hijos a las escuelas administradas por la legión.

NOTICIA: El papa acotará fueros de jerarcas católicos

En el 2010, tras décadas de ocultamiento, el Vaticano finalmente admitió que Maciel había violado a seminaristas y que engendró por lo menos tres hijos.

Francisco dijo a reporteros que el Vaticano sigue desempeñando un papel importante en la administración de esa orden religiosa, aun después de que cambió de liderazgo en el 2014 y modificó su declaración fundamental. El pontífice recordó que aunque el superior general de la orden religiosa fue elegido por los curas, fue él quien designó al vicario, quien sirve también de consejero a la junta directiva, y al segundo consejero.

Calificó el estatus como una "semi-intervención".

"De esta manera les estamos ayudando a revisar su pasado", dijo el papa.

NOTICIA: Critican decisión de indulgencia a los Legionarios de Cristo

mfh