El Presidente Obama se reunió la tarde del jueves con familiares de las personas asesinadas en la reciente masacre armada ocurrida en Orlando, así como con sobrevivientes del ataque, en un nuevo sombrío peregrinaje para velar un multihomicidio y tratar de consolar a quienes han sido afectados por las pérdidas. El mandatario volvió a hacer un llamado a los legisladores para fortalecer las leyes de control de armas, instándolos a ayudar a terminar con la plaga de violencia que estas armas infligen sobre muchas vidas .

Mientras colocaba flores en un memorial, Obama dijo que la ciudad estaba cimbrada por un acto terrible y lleno de odio . Dijo que él y el vicepresidente Biden se encontraron con miembros de las familias de los fallecidos en el ataque, describiendo su pesar como indescriptible.

Nuestros corazones también están rotos , Obama dijo haber mencionado a los familiares. Estamos con ustedes .

Aún mientras esta visita estaba aconteciendo, las discusiones en Capitol Hill sobre la celebración de las votaciones de medidas de control de armas continuaron tras una maniobra obstruccionista de aproximadamente 15 horas en el pleno del Senado. Obama dijo que él esperaba que los senadores tuvieran un cambio de corazón , mencionando que los familiares que había visitado el jueves le preguntaban por qué estas matanzas seguían ocurriendo.

El ataque de la madrugada del domingo en el Pulse, un club nocturno gay, tuvo un saldo de 49 muertos y docenas de heridos. Algunas horas antes del arribo de Obama, las autoridades en Orlando dijeron que hubo cerca de dos docenas de peronas heridas.