Yola, Bauchi. Al menos 50 muertos dejó un ataque suicida con bomba perpetrado en una mezquita de la ciudad de Mubi del estado de Adamawa al noreste de Nigeria, la peor matanza del año en una región golpeada por la insurgencia del grupo militante islamista Boko Haram.

El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, condenó el ataque, donde decenas de personas también resultaron gravemente heridas.

Boko Haram comenzó a controlar partes del territorio en Adamawa. El grupo suele realizar ataques suicidas en lugares públicos como mezquitas y mercados.

Hasta ahora ningún grupo se ha atribuido la responsabilidad del ataque, pero la Policía de Adamawa responsabilizó al grupo extremista y reveló que el atacante fue un adolescente, que denotó su carga explosiva en medio de los fieles.

“Tenemos por ahora 50 muertos confirmados y estamos tratando de obtener el número exacto de heridos, pero fueron decenas”, informó Othman Abubakar, funcionario de relaciones públicas del Comando de Policía de Adamawa.

El presidente nigeriano ordenó a las personas de todo el noreste del país estar atentos ante posibles ataques del grupo islamista y pidió informar a las agencias de seguridad sobre toda persona sospechosa para evitar nuevas agresiones.

Boko Haram ha realizado ataques en el noreste de Nigeria desde el 2009 en su intento por instaurar un estado islamista en la región e imponer la Sharia (ley islámica). Se calcula que su campaña insurgente ha dejado más de 20,000 muertos, la mayoría civiles, y ha forzado a unas 2 millones de personas a abandonar sus hogares.

El gobierno y el Ejército de Nigeria han dicho en numerosas oportunidades desde el 2015 que Boko Haram está casi derrotado, pero el grupo sigue realizando ataques contra objetivos civiles y militares.

RECHAZO

A través de la Secretaría de Relaciones Exteriores, el gobierno de México condenó el atentado terrorista y transmitió sus condolencias al gobierno de Nigeria, así como a los familiares de las víctimas.