Moderna anunció el miércoles haber iniciado la presentación de una solicitud a la Agencia de Medicamentos de Estados Unidos (FDA) para que autorice la aplicación de un refuerzo de su vacuna contra Covid-19, luego de que un ensayo mostrara que produce un significante aumento de anticuerpos contra las variantes.

Una tercera inyección de la vacuna, conocida como mRNA-1271, fue inoculada a 344 participantes de un estudio seis meses después de la segunda dosis.

Las primeras dos dosis fueron de 100 microgramos y la tercera de 50.

El análisis mostró que el refuerzo incrementó los niveles de anticuerpos neutralizantes contra variantes preocupantes, incluyendo la delta, ultracontagiosa y detectada por primera vez en India.

"Seguimos comprometidos en adelantarnos al virus y seguir la evolución de la epidemiología del SARS-CoV-2", dijo en un comunicado Stephane Bancel, director general de la empresa.

La compañía precisó que también planea enviar solicitudes a la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y otras autoridades regulatorias en los días por venir.

La administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ofreció terceras dosis de vacunación a las personas que padecen inmunodepresión y prevé refuerzos para cualquier persona elegible, ocho meses después de la segunda inyección.

Esta decisión ha dejado desconcertados a muchos expertos en salud, porque aunque hay pruebas de que la eficacia de la vacuna está disminuyendo contra la infección, se ha mantenido en gran medida estable contra la hospitalización y muertes, propósito para el que fueron creadas las vacunas.