Las Vegas.-El favorito republicano para quedarse con la nominación presidencial Mitt Romney se proclamó triunfador la noche del sábado en las asambleas partidarias de Nevada, su segunda victoria consecutiva sobre unos rivales que de repente se encuentran batallando por seguirle el paso.

Al declararse victorioso, Romney criticó duramente al presidente Barack Obama, al señalar que sus políticas económicas han hecho "que estas épocas difíciles duren más".

En el estado con el peor índice de desempleo en el país, Romney añadió que, "esta semana, Obama ha tratado de llevarse el mérito por poner el desempleo en 8,3%".

"No tan rápido, señor presidente", le dijo a Obama. "Este es el 36to mes consecutivo con un desempleo por encima del límite de riesgo que su propio gobierno trazó".

El ex gobernador de Massachusetts mantenía una ventaja de dos dígitos sobre su más cercano perseguidor a medida que se conocían más resultados en un estado donde los mormones, la religión a la que pertenece Romney, representaron casi un cuarto de todos los asistentes a las asambleas partidarias.

El ex presidente de la Cámara baja Newt Gingrich y el representante por Texas Ron Paul disputaban un distante segundo lugar. El ex senador de Pensilvania Rick Santorum se quedaba rezagado.

Los resultados de 14 de los 17 condados de Nevada muestran al ex gobernador de Massachusetts con 42% de apoyo, Gingrich obtenía el 26%, Paul el 18% y Santorum el 13%.

Todavía no se habían informado resultados del condado de Clark, que incluye Las Vegas y a menudo representa más de la mitad de los votos totales del estado.

La victoria de Romney corona una semana que comenzó con una victoria de dos dígitos en las primarias de Florida. Mientras esa elección fue muy intensa, las asambleas de Nevada fueron soporíferas; tan tranquilas que provocaron escasa publicidad televisiva, ningún debate entre los candidatos y sólo una modesta inversión de tiempo por parte de los contendientes.

Un total de 28 delegados a la Convención Nacional Republicana estaban en juego en las asambleas partidarias celebradas en un estado de población dispersa que atrajo poca atención en la campaña de nominación, pero puede ser un feroz campo de batalla en noviembre entre el ganador de la nominación del Partido Republicano y el presidente demócrata Obama. La tasa de desempleo del estado se ubicó en 12,6% en diciembre, la peor del país.

De acuerdo con el conteo de The Associated Press, Romney comenzó el día con 87 de los 1.144 delegados necesarios para ganar la nominación republicana. Gingrich tenía 26, Santorum 14 y Paul 4.

Como lo hizo en Florida, Romney estaba ansioso por asumir el manto de nominado en espera cuando se dirigió a los simpatizantes, a pesar de que Gingrich, Santorum y Paul han dicho que pretenden permanecer en la competencia.

"El presidente Obama parece creer que el papel de Estados Unidos como líder en el mundo es una cosa del pasado. Yo creo que el siglo XXI será y debe ser un siglo estadounidense", dijo Romney ante el entusiasmo de sus seguidores.

Los resultados preliminares de una encuesta a los republicanos de Nevada cuando entraban en sus asambleas electorales mostraban que casi la mitad dijo que la consideración más importante en su decisión era la capacidad de un candidato para derrotar a Obama en noviembre, un hallazgo similar a los de otros estados.

Cerca de una cuarta parte de los encuestados manifestaron ser mormones, más o menos el mismo porcentaje que en 2008, cuando Romney ganó con más de la mitad de los votos en una contienda con varios candidatos.

Cerca del 7% de la población de Nevada es mormona, pero su influencia es mayor porque son muy participativos en los procesos electorales.

Los sondeos a la entrada de las asambleas fueron conducidos para The Associated Press por Edison Research en 25 sitios de asambleas partidistas en Nevada, escogidos al azar. Incluyó 1.553 entrevistas y tuvo un margen de error fue de 4 puntos porcentuales.

Las reglas de las asambleas partidarias fueron una muestra de democracia y un reflejo de la diversidad religiosa.

Nevada otorga sus delegados proporcionalmente a la votación total de las asambleas, lo que significa que cualquier candidato que captura por lo menos el 3,57% del número total de votos será recompensado. Por el contrario, la victoria de Romney en la primaria de Florida el martes le garantizó todos los 50 delegados en juego en ese estado.

Mientras la mayoría de las asambleas se celebraron durante el día, le excepción se dio en el condado de Clark, el más grande del estado. Allí, funcionarios del partido acordaron celebrar una reunión después del atardecer a pedido de los judíos ortodoxos que tiene restricciones para manejar, escribir y otras actividades durante el Sabbath.

De Nevada, el calendario republicano se traslada el martes a asambleas partidarias en Minnesota y Colorado y a una primaria no vinculante en Misurí.

Las asambleas partidarias de Maine acaban el próximo sábado, y se espera que las próximas primarias arduamente competidas sean las de Michigan y Arizona el 28 de febrero.