Donald Trump dijo en repetidas ocasiones durante su discurso de inauguración que su gobierno sería para todos los ciudadanos estadounidenses. La unión del pueblo estadounidense fue el tema central de su discurso.

Aunque las personas que votaron por él pertenecen a una gran diversidad racial y cultural, la gente que estará cerca de Donald Trump durante su mandato pertenece a un grupo muy específico: casi todos son blancos, hombres y millonarios.

De acuerdo con el diario español El País, el gabinete que ha elegido el nuevo presidente republicano es el menos diverso y el más elitista que ha tenido Estados Unidos en décadas (...) Por primera vez desde 1988, no habrá ni un solo un hispano en el gabinete .

No se alcanza a ver la forma en la que los miembros del gabinete de Trump se acercarán al pueblo estadounidense. Lo importante no es si los partidos gobiernan en Washington, sino si la gente gobierna en este país , dijo Trump en los momentos iniciales de su discurso inaugural. Parece ser que lo que de verdad importará durante la presidencia de Trump es si son los hombres, blancos y ricos quienes gobernarán a la Unión Americana.

1. La Casa Blanca es demasiado blanca

Trump expresó frente a buena parte de la clase política estadounidense: Vamos a decidir juntos el destino de América y lo que vendrá y también que Cuando América está unida, América es imparable . Sin embargo, el gabinete del recién nombrado presidente de Estados Unidos no demuestra estas creencias. Según el diario español El País, de los 15 puestos en el gabinete de Trump con cargo de ministro, 13 corresponden a personas blancas. Sólo Ben Carson, secretario de Vivienda, quien es afroamericano, y Elaine Chao, de ascendencia taiwanesa, no pertenecen a la mayoría blanca de Estados Unidos.

Trump no solo ha preferido nombrar a blancos y en su gran mayoría hombres para los puestos de máximo poder que debe confirmar el Senado; también lo ha hecho en su entorno más inmediato, los asesores que tendrá a su lado todo el día en las inmediaciones del Despacho Oval , explica el diario español.

2. Hombres y más hombres

La cúpula del equipo de Trump está compuesta exclusivamente por hombres. Quien se encargará de las relaciones internacionales de Estados Unidos será el exdirector de Exxon Mobil, Rex Tillerson; el jefe del Pentágono será el general James Mad Dog Mattis, y el fiscal general estadounidense será Jeff Sessions, sobre quien pesan duras acusaciones de racismo y xenofobia .

De acuerdo con El País, desde hace décadas que la cúpula del poder en Washington no estaba tan masculinozada. Bill Clinton designó en los 90 a Janet Reno como fiscal general; James Bush designó a Condoleezza Rice como secretaria de Estado y BaracK Obama le dio este encargo a Hillary Clinton. Fueron también dos mujeres, Kathleen Sebelius y Sylvia Mathews Burwell, las encargadas de defender, al frente del Departamento de Sanidad, el proyecto estrella de Obama, su reforma sanitaria ahora amenazada por Trump , explica el diario español.

3. Un gabinete de la riqueza

El magnate de los bienes raíces que acaba de convertirse en el nuevo presidente de Estados Unidos ha elegido un gabinete compuesto por miembros de la clase alta de todo el país. Trump, quien le ha declarado la guerra en varias ocasiones a Wall Street, formó un equipo que tiene una riqueza combinada de 14,500 millones de dólares, según información detallada por NBC. Esta riqueza es mayor a la que poseen los 43 millones de familias más pobres de Estados Unidos, un tercio de la población estadounidense.

De acuerdo con el diario español, el gabinete de Trump es 30 veces más rico que el de George Bush. Las fortunas de los miembros de su gabinete, muchos de ellos altos ejecutivos de grandes empresas, se cuentan por miles de millones de dólares. Entre sus integrantes más adinerados están la secretaría de Educación, Nancy DeVos (5,100 millones de dólares) y Linda McMahon (1,600 millones de dólares).

[email protected]