Una ola de cuatro décadas de inmigración mexicana a Estados Unidos ha disminuido, lo cual ha provocado un cambio histórico en los patrones de migración a medida que más mexicanos parecen salir de EU hacia México en lugar de hacerlo al revés, de acuerdo con un informe del Centro Hispánico Pew.

Parece ser la primera vez que esta tendencia se invierte desde la Gran Depresión. Los expertos afirmaron que una decreciente tasa de natalidad en México y otros factores pueden devenir en que sea permanente.

Creo que el auge masivo de la inmigración mexicana ha terminado y no creo que vuelva a presentar los números que vimos entre 1990 y el 2000 , manifestó Douglas Massey, profesor de Sociología y Asuntos Públicos en la Universidad de Princeton y codirector del Proyecto de Migración Mexicana, que ha recopilado datos sobre el tema durante 30 años.

Casi 1.4 millones de mexicanos cruzaron la frontera de Estados Unidos a México entre el 2005 y el 2010, el doble de los que lo hicieron la década anterior. El número de mexicanos que se mudó a EU durante ese periodo se redujo a menos de la mitad de los 3 millones que llegaron entre 1995 y el 2000.

La tendencia podría tener importantes consecuencias políticas, lo que destaca la delicada danza que disputan los republicanos y demócratas con las políticas de inmigración y cortejar al cada vez más esencial voto latino.

Mitt Romney ha cortejado a los conservadores con una retórica agresiva contra la inmigración ilegal. Sin embargo, el aspirante presidencial republicano ha dicho en los últimos días que quiere construir relaciones con los hispanos, muchos de los cuales se han irritado por sus declaraciones. Las nuevas tendencias de la inmigración podrían ofrecerle la oportunidad de suavizar su postura.

Obama ha sido criticado por los defensores de los inmigrantes debido a la intensificación de las políticas de deportación. Esta tendencia podría ofrecer al Presidente una esperanza política: la oportunidad de tomar el crédito de un éxito político que, sus colaboradores han dicho, debe convencer a los republicanos de aceptar la revisión de un plan de inmigración integral.