París. Enfrentamientos entre policías y manifestantes en los parisinos Campos Elíseos empañaron este domingo la fiesta del 14 de julio en Francia, luego de que el presidente francés, Emmanuel Macron, encabezara un desfile bajo el signo de la cooperación militar europea.

Tras el desfile, decenas de manifestantes, que decían ser integrantes del movimiento de los chalecos amarillos, pero que no llevaban su habitual indumentaria fosforescente, intentaron levantar obstáculos y quemaron basura sobre la avenida parisina.

Los agentes antimotines dispersaron con gases lacrimógenos a los manifestantes. Un total de 180 personas fueron detenidas al margen del desfile militar y antes de que iniciará el evento, detalló la Prefectura de Policía.

En la apertura del desfile, al bajar los Campos Elíseos a bordo de un vehículo militar abierto junto a su jefe de Estado Mayor, Emmanuel Macron, que encabezó por tercer año la fiesta nacional desde su elección en mayo del 2017, recibió silbidos de los chalecos amarillos mezclados en la multitud, mientras que otros espectadores aplaudían.

Defensa, tema prioritario

Macron y sus invitados europeos presenciaron el desfile desde un tribuna, en la plaza de la Concordia, en uno de los extremos de los Campos Elíseos.

“Nunca, desde el final de la Segunda Guerra Mundial, Europa había sido tan necesaria. La construcción de una Europa de la defensa, vinculada con la Alianza Atlántica, de la que celebramos los 70 años y constituye un hito de este desfile”, dijo Macron.

Frente al Brexit y a unas relaciones transatlánticas un tanto debilitadas en la era Donald Trump, Macron ha hecho de la Europa de la defensa uno de sus temas predilectos, al considerar que para el viejo continente es crucial incrementar su autonomía estratégica, complementaria a la OTAN.

Por ello, los nueve países que participan junto a Francia en la Iniciativa Europea de Intervención, impulsada por Macron, estuvieron representados en el desfile a nivel de jefes de Estado, de gobierno o ministro de Defensa.

Asistieron al desfile la canciller alemana Angela Merkel, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el vice primer ministro David Lidington en representación de la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, entre otros diplomáticos.