El líder norcoreano Kim Jong Un inauguró la ciudad nueva de Samjiyon, una obra monumental en los confines del país, situada cerca del monte Paektu, cuna legendaria de la nación coreana.