Un fiscal peruano pidió el lunes a un juez que ordene prisión preventiva por 11 meses y 22 días para la derechista Keiko Fujimori por un caso de lavado de activos y corrupción, en momentos en que candidata insiste y reclama la revisión de votos en su contra en la reciente elección presidencial de Perú.

Fujimori, la hija mayor del encarcelado expresidente Alberto Fujimori, no ha admitido su derrota frente al socialista Pedro Castillo que se autoproclamó vencedor luego de que de la oficina electoral le dio una diferencia de 44,058 votos.

Para anunciar oficialmente al ganador, el Jurado Nacional de Elecciones debe de resolver la impugnación o anulación de miles de votos de zonas muy alejadas solicitadas en su mayoría por Fujimori, alegando "fraude en mesa" sin mayores pruebas. La tarea podría demorar días o incluso semanas, según expertos.

El fiscal del caso, José Domingo Pérez, afirmó en una audiencia que Fujimori incumplió restricciones como mantener comunicación con testigos en el caso, en el que se le acusa de recibir 1.2 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht para sus campañas políticas del 2011 y 2016.

La candidata acudió a la audiencia del lunes junto a su abogada Giulliana Loza, quien afirmó a su turno que su defendida no ha incumplido las restricciones ni obstruye en el proceso judicial, que aun no tiene fecha de inicio de audiencia.

El juez Víctor Zúñiga escuchaba las alegaciones del fiscal y de la abogada y no estaba claro en qué momento daría su veredicto sobre el pedido de prisión preventiva de casi un año.

El fiscal Pérez pidió en marzo pasado 30 años y 10 meses de prisión para Fujimori y la disolución de su partido político, por cargos que incluyen crimen organizado y obstrucción de la justicia tras más de dos años de investigaciones.

La candidata ha estado ya en prisión preventiva por el caso. La primera vez entre octubre del 2018 y noviembre del 2019 y la última entre enero y mayo del año pasado.

Los Fujimori han estado bajo investigación por años. El menor de los hermanos, el exlegislador Kenji Fujimori, es investigado por presunta compra de votos para evitar en el 2017 la destitución del ahora expresidente Pedro Pablo Kuczynski.

El exmandatario Fujimori, de 82 años, fue condenado por ser autor mediato del asesinato de 25 personas, entre ellas un menor, cometido por un grupo paramilitar a inicios de la década de 1990 en medio de una guerra entre el Estado y el grupo rebelde maoísta Sendero Luminoso.

rrg