Lima. La justicia peruana evalúa el día de hoy un pedido fiscal para que ordene nuevamente prisión preventiva contra la candidata derechista Keiko Fujimori por infringir la prohibición de reunirse con testigos del caso Odebrecht, mientras Perú espera que el Tribunal electoral resuelva impugnaciones y proclame al vencedor del balotaje presidencial.

La audiencia judicial se realizará de manera virtual, debido a la pandemia de Covid-19, con la participación de Fujimori y su defensa, y del fiscal anticorrupción José Domingo Pérez, indicó la Corte Superior Nacional a través de su cuenta en la red social Twitter.

El requerimiento de la fiscalía acapara la atención nacional pues el país está en vilo a la espera de la decisión del jurado electoral que revisa la impugnación de miles de votos presentada por Fuerza Popular, el partido de Keiko Fujimori, que favorecerían a su rival izquierdista Pedro Castillo.

Fujimori confía en revertir el resultado del balotaje del seis de junio, pero la decisión del tribunal electoral podría demorar una semana más.

Mientras tanto, la tensión crece en las calles del país donde miles de partidarios de ambos los aspirantes marcharon el sábado para defender sus votos dos semanas después de los comicios.

Fujimori respetará decisión

A pesar de que Fujimori ha denunciado fraude en la pasada elección aseguró en entrevista con el diario El País que aceptará el resultado del tribunal electoral.

Reiteró que que ella no cuestiona todo el sistema, sino las  800 mesas en las que dice que se han detectado irregularidades.

Cuestionada sobre si consideraba que su rival es un riesgo para la democracia, la candidata contestó: “Creo que sus ideales y sus propuestas le hacen daño a nuestra democracia, tiene posturas muy radicales”.

Asimismo, se negó a contestar si será su último intento (tercero) de contender por la presidencia de Perú.