La línea de moda de Ivanka Trump ha recibido un gran vapuleo desde que su padre asumió como nuevo inquilino de la Casa Blanca.

Varias tiendas importantes como Nordstrom, Neiman Marcus y Marshalls habían eliminado la línea de ropa y zapatos de Ivanka, argumentando una baja en las ventas tras una campaña de boicot a las tiendas que hacían negocios con la familia del presidente Trump.

Ahora, una de las tiendas departamentales más grandes de Canadá, Hudson’s Bay, anunció que sacará su ropa, calzado y accesorios de los pasillos de venta.

Ya la compañía no vende sus artículos por la página web y anunció que en pocos meses, para otoño, ya habrán dejado de vender la marca en las tiendas físicas.

La decisión se debe al “rendimiento” de la marca, dijo Hudson’s Bay Co en un comunicado.

Por otra parte, algunos clientes han mostrado su descontento con Ivanka como figura pública.

Por ejemplo, Carolyn Handley cuenta que se casó con zapatos de esta marca. Sin embargo, ya ha tirado casi dos docenas de artículos que tenía de la marca Ivanka Trump y ha renunciado por completo a usarla de nuevo.

“Se trataba de no querer poner mis dólares detrás de una marca que era parte de una campaña tan desagradable”, dijo a CNN.

La empresa de ropa le sigue generando ingresos a la hija del presidente, aunque ya no supervisa directamente las operaciones.

En el 2017, Ivanka ganó alrededor de 5 millones de dólares con su marca.