Migrón. Bajo una orden judicial, Israel evacuó el domingo uno de los mayores asentamientos ilegales en Cisjordania y desmanteló lo que se había convertido en un símbolo de los esfuerzos de los colonos judíos de apoderarse de la tierra sin la aprobación del gobierno.

Migrón, considerado el estandarte de cerca de 100 puestos de avanzada construidos por los colonos en las colinas de Cisjordania, fue removido por órdenes del Tribunal Supremo de Israel por haber sido construido sin permisos oficiales en tierras que son propiedades privadas de palestinos.

Después de años de disputas legales y continuos retrasos por parte del gobierno israelí, la comunidad formada por unas 50 familias religiosamente observantes que viven en casas móviles se vació casi sin resistencia de los colonos, salvo por algunos pocos, que tuvieron que ser detenidos por la policía.

Al final del día, casi todos los 300 residentes habían abandonado el lugar, cerca de la ciudad palestina de Ramallah. Éstos se dirigieron a casas temporales en un asentamiento vecino y está previsto que se acomoden a finales de este mes en casas prefabricadas construidas para ellos en una colina a unos 2 kilómetros de la ubicación original de su comunidad.

Después de aplazar el desalojo en numerosas ocasiones, el gobierno había tratado de aplazarlo tres años más debido a un compromiso negociado con los colonos, se vio obligado a actuar en virtud de una fecha límite impuesta por la Suprema Corte.

Netanyahu se ha comprometido a construir cientos de viviendas en los asentamientos de Cisjordania para compensar el desalojo.

La expansión de los asentamientos israelíes en tierras que los palestinos quieren para un futuro estado está actualmente en el corazón del estancamiento en los esfuerzos de paz. Los palestinos afirman que no reanudarán las conversaciones sin que cese la construcción de los asentamientos.