El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su colega de Corea del Norte, Kim Jung Un, comenzaron hoy una histórica reunión que busca la desnuclearización de la Península coreana.

La reunión tiene lugar en el hotel Capella en la Isla de Sentosa, en Singapur, que fue escenario de un apretón de manos entre ambos mandatarios antes de comenzar su reunión cara a cara, poco después de las 09:00 hora local (01:00 GMT).

El encuentro, el primero de la historia entre los líderes de los dos países adversarios de la Guerra de Corea, culmina un delicado proceso diplomático que demoró varios meses, y que fue impulsado por el presidente surcoreano Moon Jae-in.

Además del tema central de la desnuclearización, se espera que las partes también planteen la declaración oficial que ponga fin a la Guerra de Corea de 1950-1953, como garantía de seguridad para el régimen norcoreano, y que Estados Unidos plantee el tema de los derechos humanos en Corea del Norte.

Uno de los temas que los equipos técnicos debatieron el lunes hasta altas horas de la noche es la diferencia en la definición de desnuclearización de ambas partes, de acuerdo con fuentes surcoreanas.

Estados Unidos ha manifestado que busca un desmantelamiento completo, verificable e irreversible del programa de armas nucleares de Corea del Norte, mientras que Pyongyang aboga por una definición más amplia, que incluya también el retiro del paraguas nuclear estadunidense en Corea del Sur y Japón.

Estados Unidos descartó también que los diálogos se extiendan a un segundo día, y el presidente Trump anunció una conferencia de prensa antes de partir hacia Estados Unidos a las 19:00 hora local.

La cita, pactada hace pocas semanas, rompe con el aislamiento en el que vive sumida Corea del Norte y ocurre tan solo 24 horas después de una ríspida cita del Grupo de los Siete (G-7) países más industrializados en Canadá, que estuvo marcada por el desencuentro entre Trump y el primer ministro Justin Trudeau.