Holanda impondrá un toque de queda nacional a partir de este viernes por primera vez desde que comenzó la pandemia de coronavirus, con el objetivo de frenar la propagación de la enfermedad, indicó este miércoles el primer ministro Mark Rutte.

El toque de queda estará en vigor entre las 20:30 y las 04:30 horas y durará hasta el 10 de febrero, indicó Rutte en una conferencia de prensa, agregando que buscará el apoyo del parlamento a esta medida.

Holanda prohibirá además los vuelos desde el Reino Unido, Sudáfrica y América del Sur a partir del 23 de enero, en medio de la creciente preocupación por la propagación de variantes del Covid-19, dijo Rutte.

La medida más importante es que tenemos la intención de introducir un toque de queda. Esto significa una prohibición de salir de casa entre ciertas horas", explicó.

"Por supuesto no podemos y no queremos tomar ese tipo de paso drástico sin la aprobación del parlamento. Solo si hay apoyo suficiente, tomaremos entonces una decisión definitiva", agregó.

Rutte y su gabinete renunciaron el viernes pasado por un escándalo en el que miles de familias fueron acusadas erróneamente de fraude con las ayudas sociales, aunque permanecerá en el cargo con poderes para tomar medidas contra la pandemia hasta las elecciones previstas para mediados de marzo.