Madrid. El expresidente del gobierno español Felipe González ha criticado que el PSOE y Unidas Podemos se hayan repartido primero los cargos del gobierno antes de hablar del programa que va a marcar la próxima legislatura porque la casa “se construye desde abajo, no se construye por el tejado”.  El exdirigente socialista admite tener un sentimiento de “orfandad” representativa.

González ha destacado que quizá empezar por el reparto de cargos “facilite las cosas” para alcanzar un acuerdo, ya que es “como darle un cargo a Juanito y así Juanito critica menos”, pero, a su juicio, hay que “tomarse en serio y de verdad cuáles son los parámetros por los que España estará en condiciones de asumir su papel y su crisis constitucional antes de que se convierta en una crisis de Estado”.

Sin embargo, ha asegurado que desconoce el preacuerdo alcanzado por el PSOE y Unidas Podemos, que firmaron Pedro Sánchez y Pablo Iglesias el pasado martes, y por lo tanto no puede opinar si “está bien o está mal” hasta que no lo lea. “Cuando tenga elementos suficientes me voy a pronunciar, además creo que hay una consulta a militantes y tengo el derecho a ser consultado”, comentó.

Felipe González ha pedido a “quien sea que esté en el gobierno” que defienda la Constitución española frente a los que quieren romperla “unilateralmente” porque los partidos constitucionalistas tienen que ser constitucionalistas “de verdad” y “no usarla como instrumento militante para descalificar al otro”.

“Ahora veo que hay defensores de la Constitución que no creen en ella ni en una Constitución garantista que es lo que nos da la superioridad moral frente a quienes quieren romperla, no cambiarla, sino romperla, las constituciones no se reforman ni se echan a la basura para hacer otra”, ha especificado.

Desde su punto de vista, en Cataluña no existe un problema territorial, sino “de convivencia” en donde “sólo son libres los que están en el independentismo” y los que no “son ciudadanos de segunda o disidentes como en Cuba que no tienen el mismo grado de libertad”.

Seguir votando

El expresidente González ha admitido que tiene un sentimiento de “orfandad representativa”, a pesar de que “todo el mundo sabe” a qué partido político vota, después de tener que volver a las urnas cuatro veces en cuatro años seguidos para celebrar elecciones generales.

Sin embargo, ha asegurado que esta “anomalía” de que España tenga tantos comicios electorales no va a hacer que pierda “ni una sola oportunidad de votar” porque tiene que “compensar” todos los años en que “no dejaban” por no tener democracia.

González ha sido crítico con las posturas del líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. Tal parece que su animadversión es recíproca.