París. El gobierno francés anunció la destitución del jefe de policía de París y la prohibición de manifestaciones de chalecos amarillos en varios barrios del país si hay elementos ultras entre ellos, dos días después del saqueo de los Campos  Elíseos.

El primer ministro Edouard Philippe dijo que Michel Delpuech, de 66 años, quien se desempeñaba en el cargo desde abril del 2017, será remplazado el miércoles por Didier Lallement, jefe de la policía en la región Nueva Aquitania, en el sudoeste de Francia.

Philippe anunció varias medidas destinadas a prevenir que se repitan escenas como las del sábado durante las protestas de grupos de los chalecos amarillos y respondió a las duras críticas que ha recibido por las tácticas policiales y del ministro del Interior Christophe Castaner.

“¿Hasta dónde iremos?”

“¡Insoportable!”, “¿Hasta dónde iremos?”, “¿Cómo detener esto?”. La exasperación tras las nuevas escenas de saqueos y violencia que se produjeron el sábado durante una nueva jornada de protestas de este colectivo antigobierno acaparaba el lunes todas las portadas de la prensa francesa.

Joyerías y tiendas de lujo saqueadas, restaurantes y bancos incendiados, choques entre manifestantes y policías. Las imágenes de violencia en la famosa avenida parisina Champs Élysées, que dieron la vuelta al mundo, causaron una fuerte indignación y recordaron las escenas de caos de diciembre, cuando el Arco del Triunfo fue vandalizado.

El ejecutivo admitió que hubo “fallos” en el dispositivo de seguridad. “El análisis de los eventos muestra” que el dispositivo “no fue suficiente para contener la violencia y evitar las acciones de los vándalos”, informó la oficina del primer ministro.

El presidente Macron se encontraba en la estación de esquí La Mongie, sin embargo, adelantó su regreso a París el mismo sábado.