El expresidente argentino Fernando de la Rúa, quien se vio obligado a renunciar en 2001 tras apenas dos años de un gobierno marcado por una de las peores crisis económicas del país sudamericano, murió el martes a los 81 años, confirmaron autoridades locales.

El actual mandatario argentino, Mauricio Macri, lamentó el fallecimiento en Twitter, afirmando que "su trayectoria democrática merece el reconocimiento de todos los argentinos. Acompañamos a su familia en este momento".

"Un dirigente bien intencionado, una buena persona. Así que todo mi cariño para la familia de la Rúa", dijo Macri durante el acto por el día de la Independencia argentina en la provincia norteña de Tucumán.

La salud del expresidente, que padecía una dolencia cardiaca y que había estado internado en reiteradas ocasiones, se había deteriorado severamente en las últimas horas.

De la Rúa asumió la presidencia en diciembre de 1999, con la promesa de terminar con la corrupción y las políticas neoliberales de la década del 90 durante la gestión del expresidente Carlos Menem, que llevaron a múltiples privatizaciones de empresas estatales.

Sin embargo, el alto nivel de endeudamiento del país y una crisis social y económica lo obligaron a dejar el poder en diciembre de 2001, en medio de violentos disturbios y de una represión policial que dejó decenas de muertos.

La imagen de de la Rúa subiendo al helicóptero presidencial en la terraza de la Casa Rosada tras haber renunciado, como si se hubiera encontrado en medio de un ataque, aún perdura en la memoria de los argentinos.

"Le tocó gobernar un momento muy duro de la Argentina (...) Se habían privatizado todas las empresas. Pagamos la fiesta de lo que significó el menemismo", dijo el diputado radical José Cano a periodistas.

"Lo tenemos que recordar como un hombre de la democracia, como una persona decente", agregó.

El Gobierno decretó tres días de duelo nacional tras conocerse el deceso, que coincidió con el feriado nacional por el día de la independencia del país.

"Un hombre que buscó siempre fortalecer la democracia de nuestro país", escribió en Twitter la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, quien durante su presidencia se desempeñó como ministra de Trabajo.

El velatorio del exmandatario será en el Congreso Nacional el martes por la tarde.