Viena/Moscú. El ministro de Asuntos Exteriores de Polonia afirmó el día de ayer que Europa corre el riesgo de caer en una guerra, mientras Rusia dijo que aún no da por terminada la diplomacia pero que los expertos militares están preparando opciones en caso de que las tensiones sobre Ucrania no pudieran calmarse.

El embajador de Estados Unidos, Michael Carpenter, dijo tras las conversaciones con Rusia en Viena que Occidente debería prepararse para una posible escalada de las tensiones con Moscú. "El tambor de la guerra está sonando fuerte y la retórica se ha vuelto bastante estridente", dijo a periodistas.

Rusia señaló que el diálogo continuaba, pero que se encontraba en un punto muerto al tratar de persuadir a Occidente de que impida a Ucrania entrar en la OTAN y de que dé marcha atrás en la expansión de la alianza en Europa durante décadas, exigencias que Estados Unidos ha calificado de "imposibles".

"En este momento es realmente decepcionante", dijo el embajador ruso Alexander Lukashevich a periodistas tras una reunión de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), la tercera etapa de una serie de conversaciones entre Oriente y Occidente esta semana.

Lukashevich advirtió de las posibles "consecuencias catastróficas" si las partes no llegan a un acuerdo sobre lo que Rusia ha denominado líneas rojas de seguridad, pero dijo que Moscú no había renunciado a la diplomacia e incluso la aceleraría.

Más temprano, el ministro polaco de Asuntos Exteriores, Zbigniew Rau, declaró en el foro de seguridad de los 57 países: "Parece que el riesgo de guerra en el área de la OSCE es ahora mayor que nunca en los últimos 30 años".

El viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Ryabkov, dijo que las reuniones anteriores habían demostrado que había un "callejón sin salida o diferencia de enfoques" y que no veía ninguna razón para sentarse de nuevo en los próximos días para reiniciar las mismas discusiones.

EU, listo

Estados Unidos señaló ayer que Rusia no ha decidido aún invadir Ucrania, y advirtió que está preparado tanto para continuar dialogando como para responder "con firmeza" en caso de ataque, tras una semana de intensa diplomacia que no logró aventar la amenaza de un nuevo conflicto en Europa.

Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional del presidente estadounidense Joe Biden, sostuvo que Estados Unidos "no se hace ilusiones" sobre Rusia, pero espera que siga siendo posible una solución pacífica.

"Estamos listos para avanzar en la mesa de negociaciones. Y estamos listos para tomar las medidas necesarias y adecuadas para defender a nuestros aliados, apoyar a nuestros socios y responder con firmeza a cualquier agresión manifiesta que pueda ocurrir".