Bruselas. Furioso por los bombardeos de Rusa en Alepo, líderes europeos advirtieron al Kremlin que podría enfrentar nuevas sanciones si mantiene su ofensiva contra las ciudades controladas por los rebeldes en Siria.

La nueva afilada retórica es un alejamiento sustancial de los 28 países de Europa, la cual durante mucho tiempo se ha centrado en tratar de aliviar las sanciones contra Rusia. Sin embargo, las acciones de las últimas semanas de Moscú en Medio Oriente han puesto patas arriba las conversaciones.

La postura firme de Europa marca una victoria para Washington, que ha luchado por mantener la unidad europea sobre las sanciones y ha considerado durante mucho tiempo una posición más fuerte contra Rusia y sus socios del Atlántico.

Lo que está ocurriendo en Alepo con el apoyo de Rusia es completamente inhumano , dijo la canciller alemana, Angela Merkel, el jueves al entrar a una reunión de los líderes europeos en Bruselas. Un día antes ella y el presidente francés, François Hollande, se reunieron con el presidente ruso, Vladimir Putin, en Berlín para discutir los casos de Ucrania y Siria. Tanto ella como Hollande criticaron las acciones rusas en Siria y dijeron haber presionado por una respuesta europea rígida. Ellos han llamado a un alto el fuego completo en Siria junto con el fin de la ofensiva sobre Alepo.

Rusia señaló a principios de esta semana que iba a suspender temporalmente los ataques aéreos. Mientras que los líderes europeos se reunían el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, anunció que la pausa se extendería por un día.

Pero eso hizo poco para calmar la ira europea.

La ambición de convertir a Alepo en una nueva Grozny (capital de Chechenia) es absolutamente inaceptable , dijo el primer ministro estonio, Taavi Roivas a su llegada a la cumbre. Las fuerzas rusas utilizaron tácticas en tierra que arrasaron contra la capital chechena, Grozny, en una amarga ofensiva.

Debido a que Europa necesita un acuerdo unánime de todos los 28 miembros para imponer sanciones adicionales, diplomáticos de la UE se mostraron escépticos sobre que exista el apoyo suficiente para poner en marcha nuevas medidas relacionadas con Siria. Pero dijeron que eso podría cambiar si aumenta la indignación sobre la conducta de Rusia. Las actuales sanciones relacionadas con Ucrania están a punto de expirar en diciembre, pero no hay duda de que ahora van a extenderse.