Argel. Miles de estudiantes de secundaria salieron a las calles este domingo en Argelia para manifestar su oposición a la candidatura del presidente Abdelaziz Buteflika a un nuevo (quinto) mandato, en tanto que un llamado a la huelga general fue seguido de manera desigual.

En el centro de Argel, unos 1,000 estudiantes de secundaria, portando banderas del país magrebí, se concentraron para protestar contra un eventual quinto mandato de Buteflika.

Hubo marchas de estudiantes en diferentes barrios de la capital y en varias ciudades del país.

Estudiantes y profesores ocupan, asimismo, varias universidades del país, rechazando plegarse a la decisión de las autoridades, la víspera, de hacer que las vacaciones comiencen este domingo, 10 días antes de lo previsto.

Unos 2,000 estudiantes y profesores se dieron cita en la universidad de Ciencias y Tecnología Huari Bumedian, en Argel, para denunciar esta decisión y mantener su movilización en contra de la candidatura del presidente Buteflika a la elección presidencial del 18 de abril.

Argel, sin transporte público

Profesores y estudiantes de varias universidades del país están en huelga desde hace varios días. La decisión de cerrar las ciudades universitarias durante las vacaciones adelantadas dispuestas por las autoridades, lo que hubiese obligado a muchos de los estudiantes, muy activos en las manifestaciones, a regresar a sus hogares, fue anulada por las críticas.

Para el día de mañana está prevista una nueva marcha estudiantil, por tercera semana consecutiva.

Además de estas manifestaciones de estudiantes, se lanzó para el domingo un llamado a una huelga general. En Argel, los transportes públicos no operan: ningún tren, suburbano o de larga distancia, funciona, tampoco circulan los metros, tranvías y camiones.

Posible retorno del presidente

El avión argelino que despegó de Ginebra este domingo y en el que supuestamente viaja el presidente Abdelaziz Buteflika aterrizó en la base aérea de Bufarik, a unos 40 kilómetros al sur de Argel. Buteflika, de 82 años, está en el poder desde 1999, fue hospitalizado el 24 de febrero en Ginebra para ser sometido a “exámenes médicos periódicos”, dos días después de que comenzaran las protestas.