París. El expresidente francés Nicolas Sarkozy se negó a responder el martes a las preguntas de los jueces en el caso de las decenas de sondeos encargados durante su mandato, al considerar "inconstitucional" que se le obligara a comparecer como testigo.

"Me enteré por la prensa que ustedes emitieron un mandato para obligarme por la fuerza pública a venir a declarar", dijo al inicio Sarkozy, quien calificó de "inconstitucional" y "desproporcionada" la decisión.

Ante su comparecencia de alrededor de una hora ante el tribunal, el exjefe de Estado conservador de 2007 a 2012 rechazó responder a las preguntas como testigo, en nombre de su inmunidad parlamentaria.

Si empiezo a responder (...), quiere decir que vine aquí para dar explicaciones sobre los hechos", agregó Sarkozy, condenado a un año de prisión en marzo y a otro en septiembre en otros casos cuyas sentencias recurrió.

En virtud de este principio, nunca fue acusado ni interrogado en este caso. El tribunal le obligó finalmente a comparecer, como pedía la asociación Anticor, ante su rechazo inicial.

El escándalo de los sondeos, que comenzó en 2010, reveló que el Elíseo pagó muchas encuestas de opinión sobre la popularidad del presidente, sus políticas, sus rivales e incluso sobre su esposa Carla Bruni.

Desde mediados de octubre, el tribunal aborda las sospechas de favoritismo y malversación de fondos públicos sobre los contratos cerrados por el Elíseo, sin concurso público.