Estados Unidos retiró el miércoles las sanciones financieras impuestas a un lugarteniente del poderoso Cártel de Sinaloa de México, bajo el argumento de que Jesús "El Rey" Zambada, quien testificó en contra del exlíder de ese grupo delictivo, Joaquín "El Chapo" Guzmán, mostró un cambio en su comportamiento.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos dijo, en un comunicado, que "El Rey" fue eliminado de la lista de sanciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros. Por otra parte, un portavoz de esa institución señaló esa persona ya no participaba en actividades sancionables.

"El Rey", o "The King", fue arrestado en 2008 después de un tiroteo en Ciudad de México, donde se sospechaba que él controlaba el tráfico de drogas a través del aeropuerto internacional de la capital. El capo fue extraditado a Estados Unidos cuatro años después del hecho.

El objetivo de las sanciones era la modificación de comportamiento, precisó el portavoz, y mencionó que "El Rey" demostró un cambio en "comportamiento y circunstancias". Una persona podría ser reinsertada a la lista si lo ameritan nuevas pruebas, añadió.

Más tarde, un funcionario de las fuerzas del orden en Estados Unidos declinó hablar sobre el paradero o el estado legal de Zambada, diciendo que dicha información no era pública.

El también hermano del líder del Cártel de Sinaloa, Ismael "El Mayo" Zambada, fue testigo en el juicio en Estados Unidos en contra del exjefe de ese mismo grupo delictivo, Guzmán, en 2019 junto con el hijo del capo, Vicente Zambada, "El Vicentillo".

Los dos testigos se habían declarado culpables de los cargos en Estados Unidos y acordaron testificar contra "El Chapo", acusado de traficar toneladas de cocaína, heroína, marihuana y metanfetamina a ese país. Guzmán fue condenado por un jurado y está preso en Estados Unidos.

La Oficina de Prisiones de Estados Unidos ha dicho anteriormente que "El Rey" no está bajo su custodia, lo que ha llevado a especular que podría estar en un programa de protección de testigos.