San Diego. Abogados y organizaciones sin fines de lucro que buscan reunir a las familias inmigrantes separadas en la frontera entre Estados Unidos y México por la administración Trump no han podido localizar a los padres de 545 niños hasta ahora. Se cree que alrededor de dos tercios de esos padres están en el algún lugar de América Central.

Más de 2,800 familias fueron separadas en el 2018. En el 2019 un juez federal ordenó que las familias separadas en la frontera en el 2017 y 2018 se reunieran después de una demanda de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés).

Una presentación judicial en el caso esta semana dijo que algunos padres deportados sin sus hijos aún no pudieron ser localizados.

La pandemia de Covid-19 ha complicado las “arduas búsquedas sobre el terreno” de los padres deportados a sus países de origen, muchos en Centroamérica, según el documento.

El presidente republicano Donald Trump, implementó en mayo del 2018 una controvertida política de “tolerancia cero” para enjuiciar a las familias atrapadas cruzando la frontera ilegalmente y sacar a sus hijos. En medio de la indignación internacional, Trump puso fin a la política pocos meses después de que se anunció. Pero desde antes de su política, se estima que 1,500 niños fueron separados de sus padres en el 2017.

En general, el gobierno ha identificado a más de 4,200 niños que podrían caer bajo la orden de reunificación de la jueza Dana Sabraw.

El entonces fiscal general Jeff Sessions impulsó la estrategia conocida como “Tolerancia cero”, con la que intentó parar en seco los flujos migratorios de Centroamérica hacia Estados Unidos. A partir del 20 de octubre, no se pudo localizar a los padres de 545 niños, dijo la presentación en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en San Diego, informada por primera vez por NBC News.

“Se niegan a aceptar a los hijos”

“Nos hemos puesto en contacto con estas familias y la triste verdad es que muchas de ellas se han negado a aceptar a sus hijos”, dijo el día de ayer 21 de octubre, el portavoz de la Casa Blanca, Brian Morgenstern, a los periodistas, sin abordar la afirmación de que no se pudo localizar a cientos de padres.

Aproximadamente 60 de los niños tenían menos de 5 años cuando fueron separados, muestran los documentos.

Hasta ahora se ha contactado a los padresde 485 niños, dijeron los abogados. Pero en entrevista con el The Washington Post, Lee Gelernt, abogado de ACLU, detalló que algunos están desaparecidos y otros están escondidos.

De los padres de 545 niños separados que aun no han sido contactados, los abogados esperan que 75 sean contactados por teléfono. Se han encontrado a otros 187, pero no se ha alcanzado con éxito, y 283no se han encontrado en su totalidad.