Glasgow. El torpe incidente de banderas que ensombreció el arranque del futbol femenil en los Juegos Olímpicos de Londres podría ser consignado a una lista de errores humanos por parte de los organizadores, pero difícilmente pudo haber sido más insultante para el equipo norcoreanos y sus connacionales en casa.

El equipo del país comunista regresó ayer a su reclusión en un hotel de Glasgow después de aceptar las disculpas de los organizadores olímpicos, quienes erróneamente mostraron la bandera de Corea del Sur durante la introducción de las jugadoras norcoreanas previo al partido la noche del miércoles.

Las norcoreanas se negaron a salir al campo y consideraron retirarse del torneo en señal de protesta, antes de que finalmente accedieran a jugar contra Colombia. El juego comenzó con más de una hora de retraso y Corea del Norte ganó 2 a 0.

Ganar el juego no puede compensar el error. Sólo quiero destacar una vez más que las imágenes de nuestras jugadoras y sus nombres no se pueden mostrar junto a la bandera de Corea del Sur , reclamó el entrenador de Corea del Norte, Sin Ui Gun, a través de un intérprete, después del partido, todavía enojado por tan grande metida de pata en el primer día de competición olímpica.

Chang Ung, del comité Olímpico Internacional de Corea del Norte, aseguró que quiere que los organizadores de los Juegos garanticen a su país y equipo olímpico que tal error no vuelva a suceder, especialmente en las ceremonias de medallas.