Los cinco acusados de la violación y muerte de una estudiante en Nueva Delhi en diciembre pasado fueron inculpados este lunes en su primera comparecencia ante un tribunal, que tuvo lugar a puertas cerradas debido al clima de agitación que existe después de esa agresión que conmovió a la India.

"A los acusados se les entregó un acta de acusación y la próxima audiencia se llevará a cabo el 10 de enero", declaró a la prensa la jueza Namrita Aggarwal, al término de una breve audiencia.

Los cinco hombres, de 19 a 35 años de edad, fueron inculpados de secuestro, violación y muerte de una estudiante el 16 de diciembre pasado en un autobús y son pasibles de la pena de muerte.

Dos de los inculpados ofrecieron colaborar con la justicia en calidad de testigos a cambio de una pena más clemente, indicó a la AFP una fuente judicial que requirió el anonimato.

Poco antes de la comparecencia, la jueza Namrita Aggarwal había decidido que el tribunal sesionara a puertas cerradas.

"Las personas que no tienen ningún vínculo con este caso deben quedarse afuera. Resulta imposible para este tribunal llevar adelante el procedimiento judicial en esta situación", dijo la jueza en medio de una gran agitación, provocada en particular por abogados que protestaban contra la defensa que se otorgó a los acusados.

La semana pasada, los abogados habían considerado "inmoral" defender a los acusados.

Esta agresión provocó protestas y manifestaciones en toda India en denuncia de la insoportable violencia que sufren las mujeres.

Ram Singh, Mukesh Singh, Vijay Sharma, Akshay Thakur y Pawan Gupta, los cinco acusados, residen todos en Nueva Delhi y ninguno supera los 35 años de edad.

El sexto acusado sólo tiene 17 años y será juzgado por un tribunal de menores. Su identidad debe permanecer secreta.

En India, los casos de violación no llegan a la justicia antes de varios meses después de cometido el delito, pero en este caso el procedimiento se ha acelerado y los acusados comparecen prácticamente una semana después del anuncio de la muerte de la estudiante de medicina, de 23 años, que falleció por sus heridas infligidas durante la agresión.

La policía adoptó medidas de seguridad máximas. Un hombre fue detenido la semana pasada cuando intentaba colocar una bomba cerca de la vivienda de uno de los acusados.

Según expertos legales, el tribunal de distrito en Saket, al sur de la capital, debe transferir el caso a otro competente en casos de violación y asesinato.

"El tribunal les preguntará si tienen abogados y (en caso de respuesta negativa) nombrará un Amicus Curiae (abogado de oficio) para que los represente. A cada acusado le dará una copia de la acusación", argumentó Vishwender Verma, un abogado en el Tribunal Supremo de Delhi.

La víctima, que no puede ser identificada por respeto a la ley, había pasado la velada en un cine, junto a su novio, de 28 años de edad. Tras intentar en vano detener varios rickshaws, la pareja subió finalmente al autobús del servicio privado, utilizado normalmente como transporte escolar.

Los seis hombres que iban en el vehículo violaron a la estudiante con una barra de hierro, provocándole graves heridas en el intestino, y la arrojaron desnuda a la calle con el autobús en marcha.

El sábado, la fiscalía declaró que los rastros de sangre encontrados en la ropa de los acusados correspondía a la sangre de la víctima. El compañero de la joven, por su lado, declaró a la policía y reconoció a sus agresores.

En una entrevista con la AFP y un canal de televisión indio, el novio, quien resultó herido en la agresión de los violadores, denunció el tiempo perdido por la policía y la indiferencia de los transeúntes.

La naturaleza vil de este caso ha sacudido la opinión pública en este país tremendamente machista, dando lugar a numerosas manifestaciones de protesta.

Nueva Delhi está considerada como la "capital de la violación", con más del doble de los casos de agresiones sexuales que en Bombay, la gran metrópoli económica del país.

RDS